Una loba ibérica murió el viernes atropellada a la altura del kilómetro 79 de la A-1, a la altura del municipio de La Serna del Monte, ha confirmado el portavoz de los agentes forestales en Comisiones Obreras, José Luis Díaz.

Al parecer, el animal fue atropellado por un ciudadano alemán, a primera hora de la mañana y el cadáver fue traslado al CRAS de la Comunidad de Madrid. "La pérdida es grave porque se trataba de un ejemplar sano", ha añadido.

Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente han señalado que el animal "falleció por el atropello" y que cuando fue trasladada al CRAS ya había muerto, al presentar "lesiones incompatibles con la vida".

Según Díaz, "no es la primera vez" que un loba fallece en este punto, ya que otra ejemplar "también murió atropellada en el mismo lugar". El portavoz de CCOO ha calificado la zona en cuestión como "crítica" ya que al no haber lugares de paso para los animales, "han sido atropellados" ejemplares de otras especies como el corzo.

Los animales están absolutamente desesperados. Tienen que cruzar carreteras para buscar agua

"La carretera A1 es un punto crítico porque rompe la conectividad ecológica de la sierra del Guadarrama con la sierra del Rincón. Es un punto clave donde muerte mucha fauna atropellada y además causando un problema de seguridad vial. Nos preocupa la seguridad de los ciudadanos", ha subrayado.

Desde el sindicato se ha solicitado la creación de pasos para la fauna ante el grave riesgo que supone para los conductores.  El portavoz ha señalado que además de la seguridad de las personas "está en juego la seguridad" de la fauna salvaje "que está viviendo momentos dramáticos" buscando "puntos de agua que cada vez son menores".

"Igual que pasan lobos, pasan jabalíes. Tenemos que imaginar lo que supone chocar contra un animal que puede llegar hasta incluso 100 kilos. Estamos reclamando medidas de protección de la fauna, ante la extrema sequía que estamos viviendo. Los animales están absolutamente desesperados. Tienen que cruzar carreteras para buscar agua. Si hubiera una normalidad climática no tendrían que hacerlo. Lo estamos viendo a diario y nos preocupa, porque se van a agravar los riesgos de accidentes de circulación que conllevar la pérdida de vidas humanas", ha detallado.