El laboratorio farmacéutico Stada ha anunciado este lunes el traslado de la sede fiscal de su filial española a Madrid ante la situación política y social que vive Cataluña en las últimas semanas.

Los administradores de la compañía alemana han tomado esta decisión con el objetivo de "mantener la operativa normal y proteger los intereses de sus clientes, empleados y accionistas". La medida se hará efectiva en los próximos días y "no afectará de ningún modo" a la prestación del servicio ni al abastecimiento de medicamentos a farmacias y centros hospitalarios, según ha informado la empresa en un comunicado.

Sus oficinas corporativas en España seguirán situadas en la calle Frederic Mompou de Sant Just Desvern (Barcelona). Stada, fundada en 1895 y establecida en España desde 1997, está presente en treinta países con 50 compañías filiales y cuenta con más de 11.000 empleados en el mundo, y actualmente es uno de los líderes europeos en el campo de los medicamentos genéricos.

La crisis política en Cataluña ha comportado que más de 1.800 empresas catalanas hayan traslado sus sedes sociales fuera de esta comunidad en busca de una mayor seguridad jurídica. Antes de Laboratorio Stada lo habían hecho otras empresas del sector farmacéutico, como Ordesa o Indukern.