El euríbor es el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas. De manera, que la gran mayoría de hipotecados están de enhorabuena, otra vez. El euríbor ha cerrado el mes de octubre en el -0,18%, por lo que ahonda en sus mínimos históricos. En concreto, esta nueva caída permitirá abaratar las hipotecas a las que les toque revisión en unos 71 euros anuales.

El euríbor lleva en terreno negativo desde febrero de 2016En tasa diaria, el euríbor se ha situado este martes en el -0,185% lo que arroja una media de -0,18% en octubre, frente a la media de -0,168% registrada en el mes anterior. El índice comenzó octubre en el -0,172%, aunque profundizó su descenso a partir del 9 de octubre. Con estos valores, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de euríbor +1% a las que les toque revisión tendrán una rebaja de unos 70,68 euros en su cuota anual o, lo que es lo mismo, de 5,89 euros al mes.

El euríbor se adentró en febrero de 2016 en terreno negativo por primera vez en la historia ante la política ultraexpansiva del Banco Central Europeo (BCE) para apuntalar la recuperación en la zona euro. El índice alcanza así su vigésimo mes consecutivo por debajo del 0%, con caídas que se han agudizado durante los meses de septiembre y octubre.

Al menos otros doce meses en esta línea

La explicación a esta nueva caída del euríbor, según el analista de XTB Gustavo Martínez, se encuentra en el exceso de oferta monetaria que existe en el mercado como consecuencia del programa de compra de activos del Banco Central Europeo (BCE). Para el experto, los grandes perjudicados de este fenómeno son los bancos o prestamistas, pues reducen "considerablemente" sus beneficios al prestar tan barato, y pronostica que este escenario se mantendrá durante todo 2018.

No obstante, Martínez subraya que el próximo ejercicio se podría apreciar una "cierta normalización" en el euríbor, con caídas cada vez más suaves o inexistentes, puesto que el BCE reducirá sus compras mensuales a la mitad a partir de enero, "lo que debería presionar al alza al precio del dinero". En cualquier caso, estima que los deudores hipotecarios pueden "estar tranquilos", ya que continuarán pagando "cada vez menos o lo mismo" durante los próximos doce meses.