Amazon lo vende todo... o casi. Lo último, una casa. Efectivamente, si estás buscando levantar tu propia casa puedes echar un ojo en Amazon... si estás en EE UU. Como cuenta Idealista, el gigante del comercio electónico vende ya contenedores marítimos que toman forma de minicasas prefabricadas.

Por 36.000 dólares, unos 30.500 euros al cambio actual, se puede comprar una vivienda prefabricada de apenas 30 metros cuadrados, diseñada dentro de un contenedor marítimo, un tipo de hogar cada vez más de moda. Las casas que ofrece Amazon están totalmente equipadas y para entrar a vivir. La vivienda cuenta con una habitación, un cuarto de baño completo, una pequeña cocina y una sala de estar. Se incluyen electrodomésticos, calefacción y aire acondicionado.

MODS International ha logrado que el gigante de la distribución venda sus productos, aunque de momento sólo en EE UU. Esta empresa estadounidense está especializada en el diseño de viviendas y oficinas dentro de contenedores marítimos. Amazon cobra 4.500 dólares, unos 3.800 euros, por los gastos de transporte que tardan unas dos o tres semanas en llegar. En el precio no están incluidos los gastos de montaje.

Vivir en un contenedor

En la búsqueda de soluciones habitables más asequibles y ecológicas algunos no inventan un nuevo material sino que inventan un nuevo uso para algo ya existente. Es lo que se ha hecho en los últimos años con los contenedores marítimos para el transporte de mercancías que son reutilizados y transformados. Con ellos se pueden fabricar viviendas modulares biosostenibles.

Amazon cobra unos 3.800 euros por los gastos de transporteA ello se dedica, por ejemplo, la empresa española ContenHouse. Aseguran que las ventajas son muchas; desde la economización de los costes, con el metro cuadrado sobre los 700 €/m2, a la reducción de los plazos de ejecución sin renunciar a la calidad de la construcción tradicional, pasanso por la resistencia de las estructuras, la posibilidad de ampliación de los módulos en cualquier momento y la facilidad de reutilizar los materiales.

A diferencia de otros países como Estados Unidos o Canadá donde este tipo de viviendas son habituales, en España el mercado de casas prefabricadas sigue siendo novedoso. Las características propias de las casas prefabricadas, desmontables y trasladables, hacen que sean consideradas por los bancos como bienes muebles y no como bienes inmuebles. Obtener un préstamo hipotecario es más complicado que para una casa tradicional, pero no es imposible.

Siempre se podrá financiar con una hipoteca las viviendas que tengan proyecto visado por el colegio de arquitectos y puedan registrarse correctamente en el registro de la propiedad. Además, existe la hipoteca autopromotor, que financia hasta el 80% del terreno y el 80% de la casa.