Los hábitos intestinales de una persona dicen mucho sobre su salud y qué tan bien está funcionando su cuerpo. Aunque puede ser vergonzoso hablar sobre las deposiciones, pueden ofrecer pistas valiosas sobre lo que está sucediendo en el cuerpo. Muchas personas tienen preocupaciones de que están defecando demasiadas veces al día, o no lo suficiente. Desde Medical News Today ofrecen las respuestas sobre hacer de vientre que muchos aún desconocen.

¿Cuántas veces al día o a la semana está considerado como normal? Es difícil decir lo que es normal, especialmente cuando se trata de la frecuencia de las deposiciones, ya que varía de persona a persona. Los médicos suelen fijarse en este factor, pero le dan aún más importancia al aspecto y consistencia para determinar si los hábitos intestinales de una persona son normales.

Un estudio de 2010 encontró que el 98% de sus participantes defecaba de tres veces por semana a tres veces al día. Desviarse significativamente del patrón regular puede considerarse saludable, pero también puede indicar el desarrollo de un problema estomacal o intestinal.

¿Qué factores afectan la frecuencia con la que vas? en ella pueden afectar la cantidad de líquido ingerido, la edad, la actividad física realizada... además de otros factores, como algunas afecciones médicas y medicamentos, que pueden afectar la salud intestinal y hacer que una persona vaya más a menudo de lo normal. Las enfermedades inflamatorias del intestino, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerativa, e incluso un virus de la gripe o estomacal pueden cambiar la frecuencia.

También pueden entrar en juego las hormonas. Algunas, como la progesterona y el estrógeno, pueden afectar la frecuencia con que una mujer va al baño. La frecuencia suele verse alterada en algunas mujeres en los días previos y el comienzo de su período.

¿Entonces qué es normal y qué no?

Los movimientos intestinales regulares y saludables permiten que el colon se vacíe sin dolor o incomodidad. La acumulación de heces acuosas o inconsistentes indica que se están moviendo a través del colon muy rápidamente, generalmente como resultado de irritación, como una infección u otra fuente de inflamación.

Tener diarrea crónica puede provocar deshidratación y otros desequilibrios que pueden conducir a déficits de nutrientes porque el intestino no puede absorberlos cuando las heces se mueven tan rápido.

Expulsar heces pequeñas, del tamaño de bolitas o pastillas, también es algo anormal y generalmente es un signo de estreñimiento o vaciado incompleto del intestino. Este tipo de deposición puede llevar a otras complicaciones, como hemorroides.

¿Cuándo ir al médico?

Por lo general, los cambios irregulares en los hábitos de defecación de una persona se resuelven en un corto período de tiempo y no son motivo de preocupación. Sin embargo, un médico debe evaluar a alguien si sus cambios intestinales se alargan hasta dos semanas o si hay otros síntomas preocupantes como: sangre en las heces, heces de color negro, heces finas del grosor de un lápiz, pérdida de peso o fiebre que acompaña a la diarrea o el estreñimiento y dolor abdominal severo.