Más de 300 iPhone X, el nuevo teléfono inteligente de Apple, fueron robados este jueves en San Francisco (EE UU) un día antes de su salida a la venta, según informó el medio especializado en tecnología CNET.

Tres encapuchados asaltaron una furgoneta de mensajería que estaba aparcada frente a una tienda de Apple a la que tenía que entregar 313 aparatos del nuevo modelo iPhone X. La Policía apuntó que el golpe tuvo lugar entre las 11.15 y las 11.30 de la mañana hora local (18.15-18.30 GMT). El valor total de la mercancía sustraída supera los 370.000 dólares y los ladrones no han sido arrestados.

El iPhone X, que saldrá a la venta este viernes en 55 países, supone una gran apuesta para Apple, especialmente por lo elevado de su precio, que asciende a 999 dólares. Entre sus principales novedades, destaca por ampliar la pantalla táctil hasta suprimir los marcos, por eliminar el tradicional botón de inicio y por disponer de reconocimiento facial.

Aunque habrá una cantidad limitada de dispositivos en las tiendas físicas de Apple para las personas dispuestas a hacer cola durante horas, la alta demanda de los nuevos iPhone y la dificultad para elaborarlos, una complicada manufactura que ya provocó retrasos en su fabricación, podría alargar los plazos de entrega para sus compradores incluso hasta diciembre en algunos países.