Los filetes de pechuga de pollo son uno de los alimentos más comunes en cualquier familia. Son baratos, sabrosos y sanos. Pero no siempre es lo que parece. Si se fijan, podrán encontrar filetes con unas finas rayas blancas en su carne. ¿Qué significan?

Según recoge Gizmodo, nada bueno. Si los filetes tienen rayas blancas es probable que el pollo sufriera una rara enfermedad muscular, que le hacen tener más grasa que proteínas. En efecto, estas líneas blancas de grasa son el resultado de las manipulaciones genéticas a las que se viene sometiendo a los pollos, para que sean más grandes y crezcan más rápido.

En 2013, un estudio de la Universidad de Bolonia, en Italia, reveló que los filetes con rayas blancas contenían un 224% más de grasa que los que no las tenían. Un estudio más reciente, de 2016 y llevado a cabo por las Universidades de Arkansas y Texas A&M, reveló que hasta el 96% del pollo que se consume presenta esta enfermedad.

En la imagen de Twitter insertada bajo estas líneas, se ve la notable diferencia entre la pechuga 'A' y la 'C', lo que nos puede dar una pista a la hora de comprar en el supermercado.