La lucha entre algunas de las marcas que tienen hiperdeportivos de serie continúa. Después de que Bugatti Chiron alcanzase un récord al hacer de 0 a 400 km/h y volver a parar en 41,96 segundos, Koenigsegg batió su marca al conseguir un tiempo de 41,92 segundos (vídeo al principio de esta información).

Unas semanas después, Koenigsegg ha conseguido batir otro récord con un Agera RS -del que solo se han fabricado 25 modelos-: el del vehículo de serie que alcanza la mayor punta de velocidad. Nada menos que 447,2 km/h (277,9 millas por hora) según anuncia la marca en un tweet que compartimos más abajo -hay que advertir que la conversión a km/h que indican es incorrecta, no es 444,6 km/h-. En el siguiente vídeo puedes ver el momento en que se batió el récord de velocidad máxima.

Para confirmar el récord estuvieron presentes los jueces del Récord Guiness, que establecieron las siguientes condiciones: La velocidad máxima sería la resultante de dos pasadas con las que se haría una media. En la primera pasada, tal como se aprecia en el vídeo, el Agera RS no alcanzó los 440 km/h mientras que en la segunda pasada el coche alcanzó una velocidad máxima de 457 km/h. Al hacer la media, los jueces registraron una velocidad máxima de 447,2 km/h y este es el nuevo récord que está vigente, de momento, para un coche de serie.

El Koenigsegg Agera RS tiene un motor V8 de 5 litros de cilindrada que entrega una potencia de 1.160 CV y 1.280 Nm de par con un peso de 1.295 kg en seco. Consiguió el récord en una carretera cerrada al tráfico y el piloto que lo hizo fue Niklas Lilja, piloto de pruebas de la marca.