Ya no es solo el Gobierno. Ni solo el Banco de España. Ni solo la AIReF, el órgano que audita las finanzas públicas. Son todos los organismos económicos los que estos días, al recalcular las proyecciones para España, advierten que sí, que el desafío catalán frenará la economía y que –pese al vaticinio contrario del Govern– inflige ya daño al crecimiento catalán y español.

El último en activar la alarma ha sido el BBVA. La entidad presentó este lunes su informe Situación España, en el que ensombrece el avance económico del país en dos décimas para este año (rebaja el auge previsto del PIB al 3,1%) y en tres décimas para el siguiente (al 2,5%). El mordisco le acerca a las reformulaciones previas de Funcas, Moody's o del propio Ejecutivo.

"Dependerá de la intensidad y extensión de la tensión en Cataluña", explicó Rafael Domenech, economista de la entidad. Si se alargase a diciembre, el BBVA estima que el PIB de 2018 rebajaría su crecimiento de 0,2 a 1,1 puntos.

Una pérdida de crecimiento de casi 15.000 millones de euros

La entidad ve probable que se de un efecto "limitado" y por eso solo rebaja tres décimas su augurio. Pero de darse el peor escenario, el alza del PIB del próximo año se limitaría al 1,7%, lo que según los cálculos realizados por este medio haría a España perder casi 15.000 millones de riqueza en dos años: 2.200 millones por las dos décimas perdidas en 2017... y 12.300 millones de PIB que dejarían de generarse en 2018.

La cifra del BBVA es inferior al peor escenario calculado recientemente por el Banco de España (27.000 millones de pérdida hasta 2009) y similar a la pérdida de crecimiento estimada por la Autoridad Fiscal (13.400 millones).

"Estoy convencido de que el tema catalán acabará solucionándose", sugiere el ministro de Economía, Luis de Guindos. Un deseo que se enfrenta con la realidad expresada por Íñigo de la Serna, su colega de Ejecutivo. El titular de Fomento alertó hoy de una "ralentización brusca" en los precios de la vivienda en Cataluña: avanzaron interanualmente un 6,1% en octubre... cuando en los cuatro meses previos habían escalado en cifras de dos dígitos.

Engel & Völkers asiente con las cifras del ministro. El director en Barcelona de esta inmobiliaria de lujo, Oriol Canal, apuntó que la crisis política en Cataluña provoca que el vendedor descarte cobrar "sobreprecios" de hasta el 22% en las zonas más demandadas y se conforme ahora con el precio de mercado, cuya alza "se modera al 4%". Algo que desde la firma no ven mal del todo. "Los precios estaban subiendo excesivamente y esta corrección sienta la base de un crecimiento más sostenido y de una demanda inmobiliaria más sana".

Un golpe para pymes y familias catalanas

Los hogares y pymes catalanas tendrían dificultad para afrontar el pago de sus préstamosLa agencia Moody's –otra que se apuntó hace poco a rebajar sus previsiones para España– coincide con De Guindos en que la independencia es "improbable". Pero si se produjese, "los hogares y pymes catalanas tendrían dificultad para afrontar el pago de sus préstamos", estimó este lunes su vicepresidente Antonio Tena.

Las pymes, según la agencia crediticia, sufrirían un "deterioro probable" por el impacto negativo en sus importantes ventas a otras regiones y por su dependencia de sectores vinculados al turismo. "Además descendería el precio de la vivienda, lo que incrementarían las pérdidas bancarias por impago de hipotecas".