El Centro Cultural Bancaja ha presentado este martes la exposición Sorolla. Un jardín para pintar, que estará abierta al público hasta el 19 de marzo de 2018, en la que se muestra la parte de su obra que el pintor dedicó a los jardines andaluces y valencianos.

La muestra cuenta, a través de 120 obras, cómo Joaquín Sorolla (València, 1863-Cercedilla, Madrid, 1923) creó un jardín particular en su casa de Madrid, inspirado en los jardines andaluces de tradición islámica, como los de la Alhambra y el Generalife de Granada y los del Real Alcázar de Sevilla.

En una rueda de prensa, la directora del Museo Sorolla de Madrid, Consuelo Luca de Tena, ha explicado que la muestra presenta "un Sorolla injustamente inédito" porque "siempre pensamos en las playas y en los niños jugando en el mar, pero es un pintor con una riqueza de matices realmente inagotable".

Ha indicado que la figura del "pintor-jardinero" era frecuente en la época y que muchos otros artistas impresionistas construían jardines para después pintarlos, con perfiles "muy peculiares y característicos".

La comisaria de la exposición, María López, ha manifestado que se trata de un "Sorolla maduro que sabe lo que quiere y que se está pintando a sí mismo" y ha destacado la importancia que dio a conceptos fundamentales de la pintura como la luz, el color, la composición o los reflejos.

Las pinturas de esta exposición han sido cedidas por el Museo Sorolla de Madrid en su mayoría, aunque también han contribuido el Museo de Bellas Artes y el Ayuntamiento de València, el Museo Carmen Thyssen de Málaga, la Hispanic Society of America y algunos coleccionistas particulares.

Coincidiendo con la exposición, se organizarán dos talleres didácticos infantiles en fin de semana para que los niños de 6 a 11 años conozcan la obra y puedan trabajar con ella y crear un jardín Pop Up que estará inspirado en el arte del pintor valenciano.