El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha acusado hoy al Gobierno del PP y al ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, de intervenir el Ayuntamiento de Madrid por no poder controlarlo, y de "perseguir a las administraciones que no son de su cuerda".

En declaraciones en los pasillos del Congreso, Iglesias ha dicho que el PP "lo que no puede controlar, lo trata intervenir".

"Allá donde no controlan, parasitan", ha dicho tras recordar que la reforma del artículo 135 de la Constitución que acometieron PP y PSOE "con nocturnidad" y sin consultar a la ciudadanía es lo que ha permitido a un ministro "reprobado", como Montoro, "perseguir a las administraciones que no son de su cuadro".

Allá donde no controlan, parasitanEl líder de Podemos ha insistido en que el Gobierno regional de Madrid ha demostrado que "ahorra" mientras que cuando gobierna el PP aumenta la deuda.

"Premian a las administraciones del PP porque protegen a sus corruptos", "nos gobierna un partido de corruptos que utiliza las instituciones para proteger a corruptos y atacar a la oposición política", ha concluido.

Un exceso de gasto durante tres años seguidos

Este pasado lunes, el Ministerio de Hacienda envió una carta al gobierno de Manuela Carmena para anunciarle que tutelará sus cuentas cada semana a través de la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local. El Ayuntamiento, desde ahora, deberá enviar un certificado semanal "con las medidas que afecten a gasto o generen recaudación permanente", dice el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya.

Se aplica así los artículos 25 y 26 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que permite tomar medidas coercitivas como retener créditos o intervenir las cuentas.

Carlos Sánchez Mato, el delegado de Economía y Hacienda, defendió este pasado martes que Madrid está "saneada", que tienen más de 1.000 millones de superávit y que ha reducido su deuda en un 40% (unos 2.000 millones) en dos años.

Sin embargo, la opinión Hacienda dicta de la ofrecida por el consistorio madrileño y estima que el Ayuntamiento parte de una "premisa errónea" en sus cálculos: para determinar el techo de gasto para 2017 y 2018 tomaron como base el gasto ejecutado en 2016 "pese a haber excedido el máximo legal". Ese exceso en 2016 fue de 17 millones y el de los dos años posteriores.