El papa Francisco dijo hoy que le parecía feo y que le causaba tristeza ver a los fieles e incluso a los obispos que durante las misas hacen fotografías con sus teléfonos móviles.

Así improvisó este miércoles Jorge Bergoglio mientras leía su catequesis en la audiencia general, celebrada como cada miércoles en la Plaza de San Pedro y que estaba dedicada a la Eucaristía.

"¡Qué feo! y qué tristeza me da cuando celebro (misa) en la plaza y en la basílica y veo tanto móviles levantados. Y no son solo los fieles sino también los curas y los obispos. Por favor, la misa no es un espectáculo", clamó Francisco.

"En un momento de la misa el sacerdote dice en alto nuestros corazones. No dice en alto nuestros móviles para hacer una foto", lamentó. Francisco pidió a los fieles que dejen de tomar fotos en las misas y que "vuelvan a lo esencial".

El pontífice argentino comenzó este miércoles un nuevo ciclo de catequesis dedicadas a la celebración eucarística e invitó a" conocer mejor este gran don que Dios nos ha dado con la Eucaristía, en la que Cristo se hace presente para que participemos de su pasión y muerte redentora".