El periodista de TVE Jesús Mariñas pone a la venta su piso en pleno centro de Madrid, en el que lleva viviendo desde hace casi dos décadas con su marido, por el precio de 1,2 millones de euros. El motivo de la venta, anuncia, es su deseo de "semiretirarse".

En una entrevista concedida a Diez Minutos, el tertuliano ha dado la noticia de la puesta en venta de su apartamento (242 metros cuadrados) situado en la Gran Vía madrileña y con vistas hacia Plaza de España y el barrio de Malasaña.

Mariñas pone un precio de salida de su espacioso apartamento de 1,2 millones de euros, una cantidad que, asegura, invertirá en "aprovecharlo y darle lo que le corresponde a Elio (Valderrama)" -su marido-, con quien comparte la vivienda desde hace casi veinte años.

El céntrico apartamento dispone de cuatro habitaciones, un gran salón con recibidor, dos cuartos de baño, una cocina y un vestidor.

Sin embargo, y en contra de los rumores que han circulado sobre su supuesta insolvencia, el colaborador de La mañana ha asegurado que la venta de su piso no tiene nada que ver con que esté "ahogado": "No sé quién ha disparatado la noticia (...) Todavía tengo para tomarme un café con leche cada mañana (...), para hacer mi viaje al extranjero cada mes y para seguir viviendo con cierta facilidad".

Todavía tengo para seguir viviendo con cierta facilidad"

El periodista de prensa rosa adquirió este inmueble cuando aún trabajaba en el programa La Tómbola.

Pero ahora, Mariñas, cuyo único recuerdo que guarda de la casa es "haber vivido con su marido", planea deshacerse no solo de la vivienda, sino también de casi todo lo que habita en ella (recuerdos de su profesión, libros, revistas, cuadros...). A excepción de la colección de Montserrat Caballé y de la ropa, que pretende donar al Padre Ángel, tal y como explicó al medio.

Jubilación a medias

Tras aclarar que el adiós de su actual residencia no se debe a su situación económica, el colaborador sostuvo que su obetivo es "semiretirarse". "Lo que quiero es seguir colaborando en los medios que pueda, pero solo dos días a la semana en Madrid y el resto fuera. He pensado en Tánger", donde explicaba, tiene apalabrado un piso en alquiler "con opción de compra".

En este sentido, Mariñas, gran amigo de la presentadora María Teresa Campos, se sinceró sobre sus planes de futuro y las ataduras que para él han supuesto algunas colaboraciones anteriores: "Me ataba mucho el programa de la Campos, Qué tiempo tan feliz, porque era una obligación ir cada fin de semana. No podía irme fuera ni hacer ningún tipo de planes de los que me gustaban".

Asimismo, se mostraba "aburrido y deprimido" por el actual panorama de la prensa del corazón, relleno de "personajes sin interés".

Su propia experiencia en caso de abuso sexual

Al preguntarle sobre los numerosos escándalos de acoso y abuso sexual que han manchado la industria del cine y la televisión y que han ido saliendo a la luz en las últimas semanas, el colaborador ha sido rotundo: "Solo se vende lo que se compra".

Cuando trabajaba en el Teatro Español Universitario, pasé por el aro"

Por su parte, el entrevistado sorprendió con un testimonio muy personal al confesar que se acostó con un director para obtener un papel en una obra. "En La Coruña, cuando trabajaba en el Teatro Español Universitario, pasé por el aro" -narraba a la revista- "El director se encaprichó de mí y me prometió un papel si me acostaba con él; me acosté con él y no me lo dio".

Pese a la lección aprendida, el periodista lamentaba que son casos que no tienen fin: "Esto va a seguir pasando, porque es un comercio".