El PSC anunció este miércoles un acuerdo para compartir sus listas para el 21D con Units per Avançar, el partido heredero de Unió –la formación de Josep Antonio Duran Lleida– y presentado recientemente. Socialistas y democristianos irán en las mismas planchas electorales, compartirán grupo parlamentario y han cerrado un pacto para toda la legislatura en el Parlament. El acuerdo se ha bautizado como alianza por el seny y el catalanismo.

Units per Avançar se presentó el pasado junio, aunque celebró su convención fundacional en octubre, impulsado por el entorno del exlíder de Unió, Duran Lleida, y con el exdirector y profesor de ESADE Carlos Losada como principal cara visible. El partido se define como de raíces catalanistas, humanistas y democristianas, con vocación de centro y crítico con el proceso soberanista. Su presidente es Oriol Molins.

Según fuentes conocedoras del acuerdo que cita la Agencia EFE, el PSC prevé situar al exsecretario general de Unió y exconseller de Interior Ramon Espadaler como número tres de la lista electoral. Los socialistas llavarán esa propuesta al Consell Nacional que celebrarán este viernes. La formación catalanista tendría además otro nombre en puestos de salida en la candidatura.

El objetivo de ese pacto entre ambas organizaciones para las elecciones del 21 de diciembre, según esas mismas fuentes, es el de atraer a los votantes catalanistas moderados, especialmente tras la quiebra de CiU, el giro al independentismo del PDeCAT (la antigua Convergència) y la desaparición de Unió Democràtica.

El propio texto suscrito admite que el PSC y la heredera de Unió proceden de "dos tradiciones políticas diferentes", pero sostiene que, en este "momento excepcional", esas dos tradiciones tienen la "obligación de colaborar" para tratar de superar la "grave crisis institucional, política, económica y social" que afecta a Cataluña a causa del "proceso independentista y la falta de diálogo".

En ese sentido, añade que la alianza busca dar voz a los "catalanistas no independentistas de la izquierda y el centro", y que "enarbolan la bandera del diálogo, el pacto y la transacción" para recuperar la cohesión, defender el autogobierno y garantizar la estabilidad, la confianza, el progreso económico y la justicia social, al tiempo que se rechaza tanto el inmovilismo como el independentismo.

Los términos del acuerdo

El documento fija cuatro pactos electorales y cuatro de legislatura. Los electorales, de cara al 21D, fijan que las candidaturas las compartirán miembros del PSC, Units per Avançar e independientes, que se creará un comité de enlace permanente para preparar y hacer seguimiento de la campaña electoral, que harán campaña juntos, y, por último, que compartirán grupo en el Parlament bajo la denominación "grupo parlamentario socialista y Units per Avançar". Este última formación tendrá un miembro en la dirección parlamentaria.

En cuanto a los pactos de legislatura, son de carácter organizativo y programático. Así, se contempla que los diputados de cada una de la formaciones puedan votar de manera diferenciada en temas que afecten a la "conciencia personal" o a "ciertos ámbitos programáticos", que, en todo caso, tendrá que determinar la dirección parlamentaria".

En lo político, comparten que la "garantía de una buena convivencia entre catalanes y entre Cataluña y España pasa por renovar el pacto constitucional" y que lo "razonable" es "votar un acuerdo" y no "pactar una votación".

En segundo lugar, señalan que el grupo parlamentario conjunto impulsará "todas aquellas medidas e iniciativas necesarias para recuperar el autogobierno, dejando sin efecto la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Finalmente, socialistas y democristianos se comprometen a mantener el consenso en torno a la Ley de Educación de Cataluña y, en el ámbito de la Sanidad, a "garantizar el mantenimiento y desarrollo del sistema saitario catalán".