«Cuando empezamos había esperanza, ahora lo que hay es desesperanza, esa es la diferencia fundamental entre hace casi medio siglo y hoy», nos dice Julio Castejón, líder de Asfalto y único miembro fundacional que queda en la banda.

Nos lo cuenta poco antes de cerrar la gira que celebra su 45.º aniversario. Será este 9 de noviembre el último directo en la madrileña sala Joy Eslava y no faltarán ni sorpresas ni temas de su último trabajo de estudio, Crónicas de un tiempo raro (Rock Estatal).

"Teníamos en nuestra época esperanza de que cambiarían las cosas (hoy no), todo tenía posibilidades de fructificar en algo. Fíjate que en nuestras letras decíamos cosas como: Enseña a tu hijo a amar la libertad", cuenta con la ironía del veterano y no del resabiado.

Queríamos comunicarnos con nuestro universo cercano y ese universo no sabía inglésInteligente y lleno de ganas, su afán de seguir peleando –en el mejor sentido, el pacífico– es una excepción: «No digo que la vida tenga que ser una lucha constante. Tiene una parte lúdica necesaria, porque desintoxica, pero nosotros queríamos luchar», reconoce.

Sus trabajos prueban que lo de Julio no es solo actitud, no hay más que escuchar casi cualquiera de las canciones de discos como Déjalo así, Solo por dinero o El planeta de los locos. La palabra libertad está directa o indirectamente en casi todos sus temas. Sustantivo que hoy parece estar casi prohibido:«Sí, es porque la palabra está devaluada, porque ha perdido la esencia de su significado. Ser libre es la capacidad de elegir y para ello hay que tener criterio y para eso hay que formarse», la crítica al presente es obvio, tanto que ni se refiere a generaciones nuevas ni a grupos actuales.

Eso sí, da Castejón un hábil giro, que sin embargo no desvía del todo el centro de la diana: "Éramos un grupo soterrado, pero era lógico que en el 72, 73 y 74 lo fuéramos. Con la Transición se pusieron de moda los cantautores y nosotros lo éramos, pero como íbamos de roquerillos...".

¿No lo eran? "Yo soy hijo de los Beatles, quería ser McCartney. Y Asfalto elaboró un proyecto desde 1974 que es rock en la más amplia extensión".

Se detiene y él mismo se pregunta qué es el rock y afina: "El rock es un hijo del pop evolucionado, mientras que el rock and roll es otra cosa, es una postura, una actitud".

La gran diferencia la señala el músico: "Cantábamos en español".

En un momento en el que el rock no era ni mucho menos patrimonio del castellano, Asfalto lo hzo. Motivos: "Queríamos comunicarnos con nuestro universo cercano y ese universo no sabía inglés. Nuestros textos nacieron con gente que vivía en la proa de un barco que caminaba rumbo a la libertad. Éramos todos de Madrid y nos impregnaba lo mismo". ¿El qué? "La libertad".