«Ruidos, peleas, basura, droga y delincuencia». Son los problemas con los que se enfrentan a diario miles de vecinos de la región como consecuencia de la okupación ilegal de viviendas en sus barrios. Y es que en la actualidad, en la Comunidad de Madrid hay 3.994 viviendas okupadas, de las cuales 2.521 (el 70%) se encuentran en la capital, según datos ofrecidos por la Delegación del Gobierno en la región, que en abril de 2016 puso en marcha la Oficina de Seguimiento de Viviendas Ocupadas de Policía Nacional. Desde entonces, la recuperación de la vivienda ocupada se ha reducido de 2 años a una media de entre 15 y 60 días.

Se trata de personas normalmente que no son conflictivas y que no crean problemas De los casi 4.000 pisos usurpados, solo el 25% está habitado por familias o personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad debido a sus bajos ingresos económicos. Estos casos son habitualmente derivados directamente a los servicios sociales. «Se trata de personas normalmente que no son conflictivas y que no crean problemas», cuentan desde la Asociación de Vecinos del Pau de Vallecas, situado en el distrito de Villa de Vallecas, una zona con calles donde reina la inseguridad como Antonio Gades o Eduardo Chillida.

El 75% restante de las usurpaciones responden a diversas tipologías, como la okupación mafiosa y la que se justifica por motivos ideológicos, como la de La Dragona, el inmueble municipal de La Elipa situado en el cementerio de La Almudena que lleva en manos de un colectivo antisitema desde 2008 y cuyo desalojo fue aplazado el pasado lunes.

«Desde este verano, y la tendencia sigue al alza, se han incrementado las okupaciones de vivienda de carácter mafioso», sostienen los vecinos de San Cristóbal de los Ángeles, una de las zonas más desfavorecidad del distrito de Villaverde junto a Los Rosales y Villaverde Alto. El modus operandi de estas organizaciones criminales consiste en okupar las viviendas–normalmente propiedad de bancos que han desahuciado a sus inquilinos– y alquilarlas, obteniendo así un beneficio económico por un inmueble que no es de su propiedad.

Los distritos del sur, los más afectados

Los distritos de Usera-Villaverde —se contabilizan juntos porque Villaverde carece de comisaría— (504), Puente de Vallecas (438), Carabanchel (256) y Villa de Vallecas (214) son los que registran un mayor número de okupaciones. En el lado opuesto se encuentran Chamberí (4), Retiro (6) y Salamanca (9). Fuera de la capital, la Policía Nacional tiene contabilizadas 1.120 viviendas okupadas, siendo Fuenlabrada (210), Móstoles (163), Leganés (140), Alcalá de Henares (118), Torrejón de Ardoz (108) y Parla (103) los municipios que registran más incidencia en el fenómeno de la okupación.

En el extremo opuesto están Pozuelo de Alarcón (4), Alcobendas (17) y Coslada (42). Por su parte, la Guardia Civil controla en su ámbito de actuación 353 pisos en zonas como Mejorada del Campo (46), Arganda del Rey (38) y Rivas (22).

Los datos recopilados por las fuerzas de seguridad señalan que en lo que va de año se han identificado a 2.597 personas, de las cuales más de la mitad contaba con antecedentes penales y alrededor del 30% se encontraban en nuestro país en situación irregular. El 84% son extranjeros que proceden de República Dominicana, Marruecos, Rumanía, Ecuador y Colombia.