La red social Facebook ha solicitado a sus usuarios en Australia que le envíen sus propias fotografías de desnudos, como parte de un programa piloto con el que la plataforma pretende evitar que las imágenes íntimas de los usuarios aparezcan en contra de su voluntad en internet, según recoge este miércoles la publicación USA Today.

De esta forma, las personas preocupadas de que una imagen inapropiada aparezca en la conocida red social pueden enviar dicha imagen a la entidad a través de su servicio de Messenger, después de rellenar un formulario, para que Facebook marque dicha fotografía. Una vez notificada a la plataforma, se utilizan mecanismos que impiden que esa misma imagen sea compartida en la red social.

Este sistema pertenece a un programa que desarrollan en colaboración el Gobierno australiano y Facebook, aunque está disponible en su versión de prueba también en otros tres países: EE UU, Reino Unido y Canadá.

Estamos usando las nuevas tecnologías para mantener a las personas a salvo

"Esta asociación brinda a los australianos una oportunidad única de luchar de manera proactiva contra futuros abusos basados en imágenes, acudiendo a nuestro portal y herramientas", dijo Julie Inman Grant, una de las encargadas del proyecto.

Ya en abril, la red social detalló planes para luchar contra "la pornografía de venganza". "Estas herramientas, desarrolladas en colaboración con expertos de seguridad global, son un ejemplo de cómo estamos usando nuevas tecnologías para mantener a las personas a salvo y para evitar daños", afirma Antigone Davis, directora de seguridad de Facebook.

Según la oficina de e-Safety en Australia, 1 de cada 5 australianos se ha enfrentado a abusos basados en imágenes donde se ha publicado una foto íntima en las redes sociales sin su consentimiento. "El programa piloto tiene el poder de quitar el control a quienes chantajean a las víctimas, particularmente en casos de exparejas o sextorsión". explica Inman Grant.