La Comisión Europea (CE) ha mejorado este jueves sus previsiones de crecimiento para España hasta el 3,1% en 2017 y el 2,5% en 2018, pero advirtió del riesgo de que la crisis de Cataluña tenga un impacto en la economía que todavía no puede calcular.

"Las reacciones del mercado a los recientes acontecimientos en Cataluña se han contenido. Existe el riesgo de que futuros desarrollos puedan tener un impacto sobre el crecimiento, que no puede anticiparse en este momento", dijo el Ejecutivo comunitario en sus previsiones macroeconómicas de otoño para España presentadas este jueves.

En comparación con sus previsiones de primavera, la Comisión ha elevado tres décimas la proyección de crecimiento para este año, al 3,1% del PIB, la misma cota que prevé el Gobierno español, y una décima la del próximo, al 2,5%, superior al 2,3% que estima el Ministerio de Economía.

El Gobierno de España sí puso cifras a la crisis catalana y prevé que reste entre cuatro y cinco décimas de crecimiento del PIB en 2018, unos 5.000 millones de euros, dado que de no haberse producido el contencioso el alza hubiera sido de entre el 2,7% y el 2,8% del PIB, según el ministro de Economía, Luis de Guindos.

El Gobierno cree las crisis catalana restará entre cuatro y cinco décimas de crecimiento del PIB en 2018En el informe presentado, la Comisión Europea prevé que en España el crecimiento "se mantenga robusto" impulsado por el consumo privado y las exportaciones, pero que "se reduzca en adelante" por la ralentización del consumo, aunque admite que podría también darse un impacto positivo por una contribución "más fuerte de lo esperado" de las exportaciones. Para 2019 prevé un crecimiento del 2,1%.

Por otra parte, el Ejecutivo comunitario espera que el déficit público se rebaje del 4,5% en 2016 al 3,1% en 2017, en línea con el objetivo pactado con Bruselas, y al 2,4% en 2018, una cota por encima del objetivo del 2,2 % pero que permitiría a España salir del procedimiento por déficit excesivo al dejar atrás la cota del 3%. En 2019 el desvío sería del 1,7%.

Son previsiones más optimistas que las últimas de Bruselas, que apuntaban a un desvío del 3,2% este año y del 2,6% el próximo, y similares a las del Gobierno, que espera un 3,1% y un 2,3%, respectivamente.

Bruselas advierte, sin embargo, de que por el lado fiscal existen riesgos ligados al posible impacto de un acuerdo sobre las carreteras de peaje en dificultades y a la "incertidumbre sobre el presupuesto de 2018", que el Gobierno aún no ha aprobado por no tener garantizados apoyos suficientes.

En cuanto a la deuda, la CE espera que se reduzca del 99% del PIB en 2016, al 98,4 % este año, al 96,9% en 2018 y al 95,5% en 2019. La Comisión prevé que prosiga la creación de empleo pero que su ritmo se modere de aquí a 2019, y estima que la tasa de paro bajará al 17,4 % en 2017, al 15,6 % en 2018 y al 14,3 % en 2019.

El crecimiento de salarios será "suave" este año pese al alza de la inflación, pero "aumentará gradualmente" en 2018 y 2019, según la CE.

Más información en breve.