La Unión Europea ha financiado en España 53 proyectos con un importe superior a 28.500 millones de euros mediante el Plan de Inversiones. Entre estos proyectos destaca el 'Social Housing' de Barcelona para el que se aprobó la asignación de 125 millones de euros destinados a construir 2.322 viviendas de 26 promociones para personas con recursos limitados.

Inicialmente, el acuerdo pretendía impulsar con la misma financiación 2.198 residencias y 23 promociones y finalmente, fue ampliado con la incorporación de tres promociones más del barrio del Bon Pastor. Actualmente, dichas promociones están en fase de concurso de obras, otras en fase de redacción de proyecto y otras en fase de concurso de proyecto o en estudio.

Esta actuación pretende mejorar las condiciones de acceso a una vivienda digna y conseguir una ciudad más inclusiva, que mejore la integración de las personas vulnerables. Además, la ejecución del proyecto permitirá la creación de más de 2.000 puestos de trabajo durante la fase de implantación hasta el año 2022.

La UE ha destacado que la actuación financiera en infraestructura social es la mayor realizada hasta la fecha por el Plan de Inversiones en Barcelona. Esta apuesta por la infraestructura social y por la vivienda sostenible es especialmente importante en Barcelona, donde hay cerca de 3.000 personas sin hogar y donde se prevé un aumento de hasta 37.000 demandantes de vivienda entre 2019 y 2024.

Uno de los objetivos del banco de la UE es fomentar el alquiler social a precio reducidoBruselas ha explicado que esta demanda elevaría su precio, complicando aún más el acceso a una vivienda digna a personas que atraviesan una situación difícil. De todos los hogares previstos en el proyecto, un total de 585 se reservarán para personas mayores de 65 años y con recursos limitados. Estos pisos para mayores estarán adaptados para personas con movilidad reducida tanto dentro de las viviendas como en sus accesos.

Fomentar el alquiler social a precios reducidos en las ciudades europeas es uno de los objetivos del banco de la UE, que ya ha facilitado financiación para programas similares de vivienda social en núcleos urbanos de Navarra y Andalucía. Recientemente el BEI ha apoyado proyectos destinados a ampliar o mejorar el parque de viviendas de alquiler social en otras ciudades como Amsterdam, Dublín o Lisboa.

El apoyo del Plan de inversiones para Europa ha sido crucial para poder trasladar las condiciones favorables de financiación del BEI, a los plazos de amortización y tipo de interés para los beneficiarios finales y que podrán acceder a una nueva vivienda pagando un alquiler a un precio más bajo que el de mercado.