Los datos del INE nos mostraban esta semana que en España tres millones de asalariados no llegan a 'mileuristas'. Se nos quiere europeos para algunas cosas, pero no para los sueldos. De hecho, el salario mínimo interprofesional en nuestro país es de sólo 707,6 euros.

Esto significa que España es uno de los países europeos que tiene el SMI por debajo del umbral de sueldos bajos que establece la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Lo denuncia la Confederación Europea de Sindicatos (CES).

El aumento del salario mínimo impulsaría el crecimiento económicoLa CES calcula que el salario mínimo español debería subir a 1.146 euros para salir de ese umbral de sueldos bajos. En concreto, asegura que, junto con España, también se encuentran en esta situación Bélgica, Reino Unido, Grecia, Eslovaquia, Alemania, Países Bajos, Irlanda, Estonia y República Checa.

La OCDE establece que el umbral de salarios bajos se sitúa en dos tercios del salario mediano nacional de cada país. Así, según los datos publicados por la confederación, el salario mínimo español debería subir un 62%, hasta los 1.146,3 euros, para alcanzar el 60% del salario mediano nacional a tiempo completo y alcanzar así un "nivel por debajo del umbral de los salarios bajos".

En el caso de Alemania o Reino Unido, el aumento sería más reducido, ya que solo tendrían que subir su salario mínimo un 28% en el primer caso y un 22% en el segundo. La CES cree que "el aumento de los salarios mínimos al 60% del salario medio de cada país reduciría en gran medida la pobreza en el trabajo e impulsaría el crecimiento económico".