La Fiscal Especial para Violencia de Género, Pilar Nájera, ha admitido fallos en la protección de la mujer asesinada en Elda por su expareja cuando recogía a su hijo en un colegio. La mujer había denunciado hasta en cuatro ocasiones, la última dos día atrás.

En declaraciones a la Cadena SER, Nájera ha asegurado que faltaron medios para proteger adecuadamente a la última víctima mortal de la violencia machista. Nájera explicó que el riesgo de la joven había sido calificado de "medio" en el sistema de valoración policial.

Sobre la última vez que Jessica había acudido a pedir ayuda a la Policía, Nájera dijo concretamente que: "La denuncia que había por quebrantamiento era que se había intentado poner en contacto a través de terceras personas con ella y creo que ella le había colgado el teléfono. Sin quitar gravedad creo parece que es un acto muy puntual. No parece que la gravedad de este acto pudiera hacer saltar las alarmas de lo que iba a ocurrir dos días después", ha asegurado.

El asesino estaba citado para este viernes en el Juzgado 3 de Novelda para un juicio rápido por un presunto delito de amenazas tras la denuncia interpuesta por su expareja y madre de su hijo. Sobre él pesaba una orden de alejamiento de 300 metros y la prohibición de comunicarse con ella.

Unos 1.500 amigos y vecinos de la víctima de violencia machista se concentraron anoche durante cinco minutos para expresar su repulsa por lo sucedido. La concentración se desarrolló a las 20.00 horas en la plaza de la Constitución con una gran pancarta con el lema "Elda contra la violencia de género" y a ella acudieron algunos niños y padres del mismo colegio, el Santo Negro, y de un instituto cercano, así como numerosos representantes políticos.

En declaraciones posteriores, la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, apostaba por revisar todos los protocolos porque en este caso había denuncia y antecedentes.