Los hechos se remontan a las 21.54 horas del jueves, 9 de noviembre, cuando el Centro de Emergencias recibió una llamada por una persona que había sufrido un desmayo en un domicilio de la avenida Cubos de León. El personal sanitario que había acudido a un aviso informó de que podría tratarse de una intoxicación de monóxido de carbono provocada por una estufa de carbón.

La sala de operaciones del 1-1-2 dio aviso del incidente a bomberos de León, a Policía Local, a Cuerpo Nacional de Policía, y a Emergencias Sanitarias- Sacyl, que envió una ambulancia de soporte vital básico y personal sanitario del centro de salud.

El personal sanitario atendió en el lugar a tres afectados, una mujer

de 44 años (F.E.G.), un varón de 24 años (A.M.) y una niña de 6, que fueron trasladados al Complejo Asistencial de León.