El concurso de telerealidad Gran Hermano ha ganado casi tres puntos de cuota de pantalla este jueves, coincidiendo con el punto álgido de la polémica por el supuesto abuso sexual a una de sus concursantes dentro del programa.

La gala en la que Carlota Prado se reincorporaba a la casa y la primera en la que se daban explicaciones directas, en este caso de la propia víctima, subió hasta un 15%  de share y 1.581.000 espectadores, después de haber registrado un mínimo histórico de audiencia en su anterior emisión.

Sin embargo, el reality no pudo liderar la noche, cosa que hizo la serie de La 1 Estoy vivo, que aunque registró un 11,9% de cuota de pantalla, su menor duración y en un horario con más espectadores le reportó una media de 1.983.000 espectadores.

En su franja de coincidencia también ganaba la ficción de La 1, con un 11,9% y 1.983.000 espectadores frente al 11,3% y 1.878.000 de Gran Hermano Revolution.

La tercera opción de la noche fue la ficción de Antena 3 La casa de papel, que se hizo con un 10,4% y 1.539.000 espectadores. La Sexta apostó por el cine y emitió la película Eraser, que consiguió un 8,7% y 1.158.000 televidentes.

La serie documental Fuera de cobertura consiguió un tibio 4,8% y 718.000 espectadores y en La 2 Historia de nuestro cine: El poderoso influjo de la luna acumuló un 2,5% y 433.000 espectadores.