La CHD ha celebrado este viernes reunión de la Comisión Permanente de la Sequía en la cuenca del Duero, en la que se han estudiado tres posibles escenarios -bueno, normal y malo- para los próximos meses en función de las precipitaciones que puedan caer, con el propósito de garantizar el abastecimiento humano de agua "incluso en el caso más adverso" de una "falta total de lluvias".

En la reunión, con presencia del presidente, Juan Ignacio Diego, se ha estudiado una simulación para el periodo comprendido entre noviembre y abril y se ha aplicado el menor caudal de entrada en los embalses registrado en la serie histórica, un escenario "poco probable" que implicaría el panorama "más complicado" en los sistemas Tuerto-Órbigo, Carrión y Pisuerga, según han señalado fuentes de la CHD.

Así, en el río Tuerto, se ha podido constatar que la reducción de caudales ecológicos acordada en octubre y un ligero aumento de las entradas en el embalse de Villameca ha supuesto una mejora de la situación, si bien se contempla la posibilidad de realizar un sondeo para abastecer al municipio de Astorga si fuera necesario, a partir del mes de enero.

Respecto al río Órbigo, con doce hectómetros cúbicos almacenados en la actualidad en el embalse de Barrios de Luna, se contemplan medidas adicionales a la ya adoptada en la comisión de octubre para disminuir el caudal ecológico, en el sentido de permitir un aumento del caudal destinado al abastecimiento de León capital desde el Porma, con el fin de preservar al máximo las reservas del citado embalse.

Además, el Ayuntamiento de la capital leonesa ha confirmado la disponibilidad de la toma directa del Órbigo situada aguas arriba de Carrizo de la Ribera, donde ya se ha recibido el caudal del río Omañas, lo que permite aliviar el estado del Luna.

CAUDAL REDUCIDO EN EL CARRIÓN

Por su parte, la situación del sistema Carrión también ha sido evaluada y se ha decidido mantener el caudal circulante reducido desde el pasado mes de octubre -dos metros cúbicos por segundo como salida de la presa de Compuerto-, a la espera de la evolución de las entradas en este embalse y Camporredondo en los próximos meses.

El sistema Pisuerga, para el que se barajó también la posibilidad de disminuir su caudal ecológico en octubre, los datos valorados indican que de momento no es necesario tomar esta medida para preservar las reservas de sus tres pantanos -Requejada, Cervera y Aguilar-, opción que se podría plantear en enero o febrero según la pluviometría.

"GRAN DIFERENCIA" ENTRE PROMEDIOS DE ENTRADAS

En la reunión, según las mismas fuentes, se ha podido observar la gran diferencia entre las aportaciones a los embalses más bajas de los registros, frente a las medias y las más elevadas, más próximas entre sí, lo que augura que puede haber un régimen normal de llenado si las precipitaciones en forma de lluvia y nieve de los próximos meses se mantienen en el promedio histórico.

Por ahora, las escasas lluvias de octubre no se han traducido en un aumento significativo de los caudales de entrada de los embalses, como consecuencia de la notable sequedad del terreno, que no genera todavía escorrentías naturales, y de las altas temperaturas del citado mes.

La próxima reunión de la Comisión de la Sequía se convocará el próximo mes de diciembre, mientras que las previsiones para el riego se comenzará a estudiar en febrero de 2018, cuando ya se cuente con las precipitaciones que puedan llegar en el final del otoño y el invierno.

Finalmente, los asistentes a la comisión han recordado la conveniencia de solicitar a los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes de la cuenca del Duero la remisión a la CHD de sus planes locales de emergencia contra la sequía, tal como contempla el Plan Hidrológico.