China ha anunciado que se encuentra construyendo una comisaría de policía cuyas funciones serán encargadas a una inteligencia artificial en vez de a humanos, según destaca el portal The next web.

Según un diario local del que se hace eco la web, la comisaría estaría dedicada a ofrecer exámenes de conducción a través de simuladores para obtener el carnet de conducir, así como tramitar matriculaciones y registros a través de tecnologías como el reconocimiento facial.

Este centro es uno de los siguientes pasos que quiere dar el país asiático con el objetivo de ser el líder de la inteligencia artificial en 2025.

China asegura que modificará la legislación para seguir creando edificios gubernamentales no controlados por humanos, que estarán abiertos las 24 horas y cuya burocracia será mucho más rápida.