Además, con esos fondos, como ha detallado el arzobispado a través de un comunicado, se mantuvo la actividad en 845 parroquias rurales, se trabajó con 52.0651 personas en riesgo de exclusión y se conservaron 37 bienes declarados de interés cultural en toda la diócesis.

Asimismo, ha destacado que casi el 70 por ciento de los recursos ejecutados, unos 15,7 millones de euros, se dedican a actividades pastorales, asistenciales y a la construcción de nuevos templos o programas de conservación y rehabilitación.

Más concretamente, un total de 5,9 millones de euros se destinaron a actividades pastorales y asistenciales; otros 5,2 a conservación de edificios y gastos de funcionamiento; y 4,6 a rehabilitación y construcción de nuevos templos.

En cuanto al origen del dinero, un total de 7,7 millones de euros procede de aportaciones de los fieles, mientras otros 6,2 llegan de la asignación voluntaria a través de la declaración de la Renta.

MÁS DE MIL PARROQUIAS

Otro dato facilitado por el arzobispado es que en la archidiócesis de Santiago hay 1.070 parroquias y 460 sacerdotes, así como que a las retribuciones al clero se destina el 19 por ciento del presupuesto.