La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, cree que el líder del PP, Mariano Rajoy, ha decidido "poner rumbo hacia la derecha más dura y radical" al excluir al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, de las listas electorales y al "fichar" al empresario Manuel Pizarro.

De la Vega ha hecho estas consideraciones durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado en el Palacio de la Moncloa, donde ha subrayado el "gran calado" de las decisiones adoptadas por Rajoy esta semana, porque en su opinión "trazan el rumbo que el PP quiere fijar para los próximos años".

También ha dicho que son los ciudadanos quienes el próximo 9 de marzo tienen que "dar una respuesta" a esta estrategia con su voto en las elecciones generales, y ha preferido no hacer vaticinios sobre si la situación puede o no beneficiar al PSOE en las urnas.

Pizarro llega de la mano de Aznar, es decir, del sector más duro de la derecha

En cuanto a la incorporación al PP del ex presidente de Endesa Manuel Pizarro, ha destacado que "llega a la política de la mano del señor Aznar, y por tanto del sector más duro y radical de la derecha".

Además, ha hecho hincapié en que "toda" su trayectoria ha estado vinculada a la defensa de las empresas y "los intereses privados", por lo que sus "cartas credenciales" a la hora de defender lo público y a "la mayoría" de los ciudadanos "no parece que pudieran resultar muy rentables", según sus palabras.

"Mal empieza el señor Pizarro"

Fernández de la Vega ha mostrado todo el "respeto personal" que merece el ex directivo de Endesa y ha aclarado que sus críticas no se refieren a su persona ni al hecho de que proceda del mundo empresarial, sino a la "trayectoria" que ha mantenido estos años.

Por ello ha considerado que quienes tienen que "juzgar" su incorporación a la vida pública son los ciudadanos, porque a ellos corresponde "la última palabra".

No obstante, la vicepresidenta ha aprovechado para recriminarle que en unas declaraciones haya apelado a las víctimas del terrorismo para "justificar" su entrada en el PP, algo que para De le Vega resulta "indecente"; "mal empieza el señor Pizarro", ha apuntado.