Dos de las víctimas viajaban en un helicóptero que colaboraba en las tareas de extinción y, tras una avería mientras estaba despegando, cayó a tierra y volcó. El tercer herido, un bombero, tuvo que ser atendido porque se rompió las dos muñecas en otra caída.

«Un verano horroroso»

El secretario autonómico de Justicia e Interior, Fernando de Rosa, confirmó ayer que el fuego fue «intencionado» y que se originó a unos 150 metros de la carretera que une Xàtiva con Simat de la Valldigna. En su extinción participaron 14 helicópteros e hidroaviones y 200 personas. El presidente Camps, por su parte, vaticinó que la Comunidad «va a pasar un horroroso verano de incendios». De hecho, ayer se prohibió encender fuego en el campo porque el riesgo de fuego era máximo.

Desalojan a 42 personas

El humo causado por el fuego de Simat obligó a los Bomberos a desalojar a 42 personas de sus casas «de manera preventiva». Fue el incendio más grave, pero no el único. Un total de 42 bomberos extinguieron en cinco horas, entre la tarde y la noche del martes, incendios de matorrales en Chera, Cotes, Carlet, Cullera, Alzira, Aldaia, Sedaví, Bétera, Alfara del Patriarca y Tavernes de la Valldigna.