Los afectados presentaron un recurso contra el Ayuntamiento y exigieron que les abonaran los daños y perjuicios (pedían, de media, 600 euros, lo que calculaban que habían perdido en ventas). El Consistorio se ha limitado a entregarles en mano unos sobres con la parte proporcional a la tasa bimensual que pagan.