Además de Carrera Sarobe fueron arrestados otros dos presuntos miembros de ETA en un piso de Bayona, identificados como Maite Aranalde y Arkaiz Aguirregabiria.

Aguirregabiria ocuparía una alta responsabilidad en el aparato militar de la banda terrorista ETA, dirigiendo el subaparato dedicado al adiestramento de nuevos militantes.

Asimismo, las fuerzas de seguridad detuvieron a un tercer colaborador legal, identificado como Benoitz Aramendi, en la localidad de Urrugne.

Concretamente, Carrera Sarobe se encargó de enviar los 1.500 kilos de explosivos a la base de la banda que fue desarticulada en Óbidos (Portugal).

En esta población situada al norte de Lisboa, la organización guardaba un auténtico polvorín con 1.500 kilos de explosivo, de los cuales 300 kilos estaban listos para ser utilizados en un atentado "inminente".

Tras desmantelar la base operativa de Óbidos, los investigadores constataron que parte del material encontrado salió desde Francia, donde Carrera Sarobe se encargaría de su transporte. El 9 de enero de 2010, se interceptó en Zamora una furgoneta que podría haber sido alquilada en Besancón, al este de Francia, por el presunto etarra y que portaba un cargamento de armas y explosivos con destino a Portugal.

Carrera Sarobe habría presentado una tarjeta bancaria en la agencia de alquiler del país vecino. La ley francesa establece que la tarjeta sólo se obtiene si se acredita una vivienda conocida. Carrera Sarobe arrendó con identidad falsa una habitación en Macon, la Borgoña francesa, aunque jamás la ocupó.

Para esta misión de establecerse en Portugal, Carrera contaba con al menos cuatro etarras, Iratxe Yáñez y Garikoitz García, quienes fueron detenidos tras interceptar su furgoneta en Zamora, y Oier Gómez y Andoni Zengotitabengoa, quienes huyeron de la base de Óbidos antes de ser desmantelada aunque Zengotitabengoa fue arrestado el 12 de marzo en el aeropuerto de Lisboa cuando trataba de coger un avión con destino a Caracas (Venezuela).

'Ata', como sus antecesores, tenía la costumbre de despedir a sus integrantes cuando van a cruzar la frontera y transmitiéndoles las últimas consignas además de entregarles las armas y el dinero. Por ejemplo, fue él quien también envió en agosto de 2009 al miembro de ETA Ibai Beobide, detenido en febrero de 2010, para coordinar varias células de la banda en Bizkaia y Gipuzkoa. 'Ata' sustituyó a Jurdan Martitegi, detenido el 18 de abril en 2009 en Francia, en el control de las células etarras si bien, en el aparato militar se encontraba un escalón por debajo de su máximo responsable Eneko Gogeaskoetxea.

El dirigente del aparato militar huyó en 2003, después de formar parte de un comando legal en Navarra junto a Oihan Barandalla, arrestado en Cahors en 2007. Además, pudo participar en varios atentados mortales cometidos en Navarra y Zaragoza en el periodo comprendido entre 2001 y 2003, entre ellos los asesinatos no esclarecidos del presidente del PP en Aragón Manuel Jiménez Abad, del cabo de la Guardia Civil Juan Carlos Beiro o de dos policías de Sigüenza.