La hazaña de los muñecos (29.000 patos, tortugas, castores y ranas de goma) comenzó en 1992.

Una tormenta hizo naufragar en medio del Océano Pacífico el buque de carga procedente de Hong Kong en el que viajaban hacia la ciudad estadounidense de Seattle, provocando así el vertido de su cargamento.

Permitieron estudiar las corrientes 

Desde aquel momento y empujados por las corrientes de mar, la flota de muñecos recorrió durante más de una década y varios miles de millas las costas de Alaska, el Mar de Bering e Islandia, donde llegaron en el año 2000.

Durante este tiempo, su viaje ayudó a dos oceanógrafos estadounidenses, Ebbesmeyer e Ingraham, a estudiar las trayectorias marinas y determinar hacia dónde se dirigirían.

Destino final: Irlanda y Reino Unido 

En 2003 muchos de estos viajeros atravesaron el Atlántico en dirección a Europa.

La mayoría recalaron en las costas de Irlanda y Reino Unido, y es muy probable que el resto continuara avanzando hasta nuestras costas.

Pero la travesía nunca se dio por finalizada y es posible que algunos muñecos continúen a la deriva.

En la web http://www.beachcombers.org/ se puede comunicar el hallazgo de nuevos objetos en el mar.

Otros naufragios

1990: Cerca de 80.000 zapatillas Nike cayeron en el Pacífico Norte.

1994: En la superficie helada de Hyundai Seattle cayeron hace 12 años 34.000 guantes de hockey.

1996: Una tormenta hizo que una carga de 100.000 chanclas se vertiera a las aguas del Pacífico Sur.

1997: 5 millones de piezas de Lego naufragaron en el Atlántico procedentes del carguero Tokio Express. Mientras, el Pacífico recibía 500.000 latas de cerveza procedentes de China.

2002: De nuevo, otro cargamento de 33.000 deportivas Nike flotaban cerca de California.