La búsqueda desesperada y contrarreloj de los posibles supervivientes de un colegio del centro de Filipinas, tres días después del corrimiento de tierras que sepultó parte de la ciudad de San Bernardo, continuaba ayer sin que los marines estadounidenses pudieran confirmar si realmente se encontraban bajo los escombros hasta 50 personas vivas, tal y como había sido anunciado por la mañana.

El ejército estadounidense afirmó que los equipos habían detectado señales positivas, pero que no estaba claro que correspondieran a humanos sepultados.

Por el momento, la cifra de muertos de la tragedia es de 80, mientras que 928 personas continúan oficialmente desaparecidas.

Atrapados en la mina

Hasta 65 mineros se encuentran sepultados en la mina de Coahuila (México) desde el sábado tras registrarse una potente explosión de gas grisú. Los equipos de Protección Civil, especialistas y mineros trabajan sin descanso para intentar abrir un paso que les pueda llevar hasta ellos. Por el momento, no se habían podido comunicar con los mineros atrapados, y los servicios de Protección Civil han habilitado carpas con bebidas y víveres para poder asistir a los familiares y amigos de las víctimas en la tensa calma a la espera de noticias.