Seriemanía

'Bruja Escarlata y Visión' 1x07: ¿Y si todo este circo NO es cosa de Wanda?

El que ríe el último ríe mejor: ya sabemos quién dirige realmente la sitcom de Westview. 

Wanda (Elizabeth Olsen) nos cuenta sus penas

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE 'BRUJA ESCARLATA Y VISIÓN' 1X07]

Por mucho que nos pese (y nos pesa mucho), el final de Bruja Escarlata y Visión se acerca peligrosamente y el séptimo episodio da buena cuenta de ello. Si la semana pasada nos despedíamos de Westview con Wanda (Elizabeth Olsen) ampliando el campo magnético que protege el mundo falso (y de sitcom) que ha creado para salvar a Visión (Paul Bettany), el capítulo de esta semana lo explosiona todo.

El episodio arranca al más puro estilo Modern Family, con la protagonista, en chándal y con bata de andar por casa, mirando a cámara, contándonos que ha decidido tomarse un día para sí misma como castigo por su ataque de ira reciente. Sin embargo, algo empieza a cambiar en su casa: las consolas se convierte en cartas, y el envase de la leche pasa del tetrabrik al vidrio. Las diferentes épocas se entremezclan en un escenario que no para de cambiar.

Wanda (E. Olsen) y la leche que no para de cambiar

Entre tanto, Tyler Hayward (Josh Stamberg), que consiguió escapar de la barrera, ha montado un repliegue temporal de S.W.O.R.D., a unos 13 kilómetros de Westview. El director planea lanzar algo hoy, posiblemente otro misil. Y eso que gran parte de sus agentes han corrido peor suerte que él y han quedado atrapados en la localidad, convertidos en integrantes de un circo.

Entre ellos, está Darcy Lewis (Kat Dennings), que ha pasado de doctora a escapista (no le dejaron ser la mujer barbuda) y que se topa con un Visión aturdido tras haber estado a punto de morir.

Westview se rebela

En casa de los Maximoff, Wanda no entiende nada de lo que pasa a su alrededor, y tampoco pretende hacerlo, así como tampoco busca dar respuesta a las dudas de sus mellizos para sorpresa de estos. "Estoy empezando a pensar que todo es un sinsentido", es su única contestación.

Esta brujita la mar de pasota tampoco teme hacer gala de sus poderes delante de todo el vecindario y, en su afán por pasar un día tranquilo, deja a sus hijos a cargo de Agnes (Kathryn Hahn), siempre dispuesta a echar una mano. Eso sí, por mucho que Wanda nos repita que está bien, no nos lo terminamos de creer, sobre todo porque el constante cambio en el mobiliario del hogar, que pasa de una época a otra, la tiene visiblemente confundida y nerviosa. 

Visión (Paul Bettany) y Darcy (Kat Dennings)

Mientras, sus únicos aliados fuera de Wesview, Monica Rambeau (Teyonah Parris) y Jimmy Woo (Randall Park),descubren el proyecto Catarata de Hayward, con el que intentaba volver a activar a Visión mucho antes de que la brujita robara su cuerpo. El jefazo rastreaba al androide en Westview porque lo quiere usar de arma. Rambeau y Woo contactan con la mayor Goodner para que les preste un róver espacial blindado con el que entrar sin peligro en el pueblo.

Quienes también trata de llegar a Wanda es Visión, que devuelve la conciencia a una amnésica Darcy y huye con ella del circo en una food truck.

Caos y antidepresivos

Entre tanto, la protagonista sigue lidiando con los cambios imprevisibles de los muebles de la casa. "No entiendo qué está pasando", nos cuenta, mirando a cámara: "¿Por qué se está desmoronando todo y por qué no puedo arreglarlo?". "¿Crees que tal vez esto es lo que mereces?", pregunta una voz fuera de plano, como si se tratase del entrevistador. "¿Qué? Usted no debería hablar", responde ella, sorprendida. Realmente está perdiendo el control.

Un nuevo anuncio/Easter Egg rompe por unos segundos el transcurso de la acción. Esta vez, se trata de un antidepresivo llamado Nexus que "te vuelve a anclar en tu realidad, o la realidad que elijas". Los efectos secundarios son sentir tus sentimientos, afrontar la verdad o asumir tu destino. Es decir, más depresión para que sigas con tu vida. "Nexus, porque el mundo no gira a tu alrededor". 

Wanda (E. Olsen) no entiende nada

Sin duda, el spot alude al dolor por la perdida de Visión que sintió Wanda, y que la ha llevado a tratar de recuperarlo a toda costa. El duelo está muy presente en este episodio, a través de la protagonista, que se siente una villana por sus actos, pero no quiere volver a perder a su marido; así como de Visión, que en unos minutos sabrá más sobre su pasado; y Monica, que se referirá a la pérdida de su madre. 

Pero no nos adelantemos porque Nexus puede tener su propio significado en Marvel. Se trata de una especie de puerta multidimensional que conecta diferentes realidades y que podría abrir las puertas al multiverso. También puede estar conectado con la existencia de los seres Nexus de Marvel, unos individuos extraños con poderes que afectan a las probabilidades y, en esencia, al futuro. Y todo ello podría llevarnos a Loki y la Autoridad de Variación Temporal.

Photon, ¿eres tú?

Monica, con el traje de astronauta y al volante del róver, trata de entrar Westview, pero el vehículo no puede con la barrera de Wanda, que empieza a reconfigurarlo y a convertirlo en furgoneta. Sin embargo, la capitana se lanza al campo protector sin importar las consecuencias y, acompañada de los recuerdos de su madre (el duelo, otra vez), consigue cruzarlo.

Como ya le advirtió Darcy en el episodio 6, el entrar y salir de Westview había reconfigurado las células de Rambeau y estaba cambiando, por lo que exponerse una vez más a esa energía no era lo más prudente. Esos ojos azules que muestra la joven en el esfuerzo final contra la barrera son la prueba de que algo está pasando en su cuerpo. Muy probablemente se está convirtiendo en Photon, uno de sus alter ego en las viñetas, y que tiene el poder para manipular y transformar cualquier forma de energía.

Monica Rambeau (Teyonah Parris) atraviesa la barrera

Su poder queda probado cuando la capitana da con la brujita protagonista, esta la ataca elevándola en el aire y Monica muestra un halo de luz azul que evita que choque contra el arcén. A continuación, apelando a su propio duelo, Monica está a punto de convencer a Wanda de que confíe en ella, pero Agnes, que las ha observado desde su casa, interviene y aleja a la protagonista.

Darcy, entre semáforos en rojo y obras en la carretera que retrasan su llegada a casa de Wanda (¿será cosa de esta, como sospecha su marido?), pone a Visión al tanto de su vida pasada, desde su nacimiento como J.A.R.V.I.S. hasta la masacre de Thanos, pasando por Ultrón y el dolor de su mujer al perderlo (duelo, otra vez). Demasiada información hasta para un androide. 

El que ríe al último ríe mejor

En casa de Agnes, algo llama la atención de la protagonista: la ausencia de sus hijos. Al ir a buscarlos al sótano, se encuentra con una habitación oscura llena de enredaderas. También hay estanterías con cráneos y lo que parece un grimorio, que parece ser el Libro de los Pecados de Marvel (te permite tener lo que desees, aunque los deseos tienden a ir terriblemente mal). Entonces aparece su vecina, confirmando las teorías sobre su verdadera identidad mientras acaricia a su conejo. "Me llamo Agatha Harkness. Encantada de conocerte por fin, querida", dice. 

Los últimos minutos nos muestran la llegada de la poderosa bruja marvelita a Westview, al son de una canción, Agatha All Along, dedicada al personaje: "¿Quién ha armado este follón? Ha sido Agatha, ¿quién si no?". Esta es su sitcom, ella ha estado moviendo todos los hilos, década tras década. La aparición del falso Pietro (Evan Peters) también es cosa suya. ¡Ah! Y también mató a Chispas, el perrito de los gemelos. Y atentos a su conejo, Señor Scratchy, porque puede adelantar la aparición de dos supervillanos de Marvel... Su risotada final, digna de la bruja más temible, es la guinda de un episodio redondo.

El séptimo episodio nos regala una escena postcréditos antes de despedirnos hasta la semana que viene. En ella, vemos a Monica, abriendo una escotilla que da al sótano de Anges justo cuando la sorprende Pietro. Parece que el hermanísimo de Fox no ha desaparecido de nuestras vidas. 

La directora de esta sitcom

Bruja Escarlata y Visión sigue elevando la tensión y la acción propias del Universo Marvel a medida que avanza la trama. El séptimo episodio, todo un despliegue de talento actoral y giros de guion sorprendentes, ha vuelto a ser un gozo cómico, sacado esta vez de las sitcoms modernas, pese a ahondar más que nunca en el dolor y el duelo de los protagonistas. 

Se avecina una guerra entre Hayward, que quiere a Visión para usarlo como arma (posiblemente por miedo a un nuevo Thanos, como dejó entrever el en episodio 6 al aludir a los cinco años que Monica no había estado en la Tierra), y los aliados de Wanda, con una poderosa Monica al frente. Sin embargo, aquí la que manda es Agatha Harkness y aún no sabemos cuáles son sus verdaderas intenciones ni cuál es su objetivo final (además de desquiciar a la pobre protagonista). 

Agatha Harkness (Kathryn Hahn) lo dirige todo

Tampoco sabemos qué ha hecho con los pequeños Billy y Tommy (con lo buena niñera que era del pequeño Franklin, el hijo de Reed Richards y Sue Storm, en los cómics de los Cuatro Fantásticos...). Recordemos que, en los cómics, Agatha, una especie de mentora para Bruja Escarlata, le contaba a esta que en realidad, sus hijos con Visión, eran fragmentos del demoníaco Mefisto, quien se rumorea que podría ser el gran villano de la Fase 4. Wanda terminaba por perder la cabeza y acababa con Agatha.

Solo quedan dos episodios más para saber qué nos espera en Westview (atentos al conejo y al Libro de los Pecados) y, sin duda, a juzgar por la calidad de esta serie, de lo mejor que ha firmado el MCU en sus más de 10 años de vida, confiamos en que el viaje hasta el final sea todo un disfrute de acción, emoción, sorpresas y mucha comedia de situación. Wanda, Agatha, seguid manipulándonos toda la vida. 

Bruja Escarlata y Visión está disponible en Disney+.

loading...
loading...