La eliminación de España en el Mundial de Rusia 2018 ha llegado tras una participación mediocre del equipo entrenado por Fernando Hierro. El seleccionador ha asumido la culpa del golpe, pero ni mucho menos es el único señalado del varapalo.

Los jugadores

El rendimiento de muchos jugadores ha estado en entredicho desde el inicio de la cita de Rusia. Desde David de Gea, pasando por los centrales Piqué y Ramos, Iniesta, Thiago, Silva, los delanteros... Muchas voces apuntan al vestuario, ya no sólo por el comportamiento en el campo, sino por el bajo rendimiento mostrado y la desidia: jugaban andando. Equipos menores como Marruecos, Irán (única victoria en el Mundial) y Rusia (incluso se podría señalar a Portugal aquí) han sabido bloquear a futbolistas de primer nivel mundial.

Fernando Hierro

Hierro aceptó 'el marrón' de ser seleccionador de urgencias a dos días del debut en el Mundial, y lo hizo con todas sus consecuencias. Sin embargo, no ha tomado ni una decisión revolucionaria, más allá de sentar a Thiago, Carvajal y Iniesta en el último partido y mantener a De Gea, sobre el que arreciaron las críticas. Además, las decisiones ante Rusia tampoco revolucionaron al equipo. Su futuro al frente del equipo nacional es más que dubitativo.

Julen Lopetegui y el Real Madrid

El anuncio del fichaje de Julen Lopetegui por el Real Madrid llegó en un momento crítico para el equipo nacional: a dos días del debut. Aunque el técnico vasco quería seguir hasta el final del Mundial, la presión sobre Rubiales le hizo echarle. Muchos apuntan al Real Madrid y al propio técnico vasco como culpables de desestabilizar al grupo y no estar centrados en los intereses del equipo nacional.

Luis Rubiales

Consecuencia de lo anterior, el presidente de la RFEF decidió que tenía que dar un golpe encima de la mesa y demostrar su valía frente a los que le llamaban pusilánime. Eligió dar prioridad a unas formas con las que entendía que debían haberse comportado el Real Madrid y Lopetegui por encima de la estabilidad del equipo, lo que acabó en el nombramiento de Hierro como seleccionador de urgencia. Él sigue en sus trece en que fue una buena decisión.

Todos

Al final, todos los argumentos anteriores son válidos. Ni los jugadores han estado a la altura de lo esperado, ni Hierro ha estado acertado, ni Lopetegui y el Real Madrid eligieron bien el momento, ni Rubiales gestionó bien la situación. Encontrar el grado de responsabilidad de cada uno será una labor de varios días, incluso meses, para dar un giro radical a la Selección. En septiembre comienza el camino a la Eurocopa 2020, para cuando ya debería estar el incendio, y sus rescoldos, bien apagados.