Sólo quedan ocho equipos en liza y por tanto, se puede hacer balance de lo acontecido hasta el momento en el Mundial de Rusia 2018. Una cita en la que las sorpresas se han multiplicado, y que por el contrario ha dejado varias decepciones sonadas, protagonizadas por varias campeonas del Mundo. Esto es lo mejor y lo peor, hasta el momento, de la Copa del Mundo:

Lo mejor

Brasil: Ahora mismo, la gran favorita. De menos a más en el torneo, frente a México, en el primer partido de eliminatorias, ofreció su mejor versión en lo colectivo, y además parece que Neymar va recuperando la forma, siendo decisivo frente al equipo norteamericano.

Diego Godín: Aunque Uruguay no es la principal candidata, su gran fase de grupos y la solidez que mostró en el choque frente a Portugal, vigente campeona de Europa, obliga a tenerles en cuenta. Con Godín liderando su retaguardia a este nivel, todo es posible.

Kylian Mbappé: Tardó en comparecer, pero su exhibición frente a Argentina ha dejado a todo el mundo boquiabierto2. Con sólo 19 años se ha convertido en la gran esperanza en la búsqueda de la segunda estrella del equipo galo.

Romelu Lukaku: Sus 4 goles le avalan, si bien es cierto que los obtuvo ante rivales débiles como Panamá y Túnez. Sin embargo, frente a Japón dejó una jugada soberbia en el contragolpe del 3-2 definitivo.

Harry Kane: Con 6 tantos, busca un registro histórico. El delantero inglés está siendo uno de los jugadores más destacados del torneo, y es la gran esperanza de los Three Lions para volver a levantar el trofeo.

Lo peor

España: El combinado español llegaba como una de las grandes favoritas gracias a su descomunal talento, pero todo el terremoto extradeportivo antes del torneo acabó yendo en contra de los intereses de la selección finalmente entrenada por Fernando Hierro.

Argentina: Es cierto que las expectativas no estaban demasiado altas, pero tener a Leo Messi siempre es un plus y el genio culé no ha estado a la altura. Pasaron el grupo de milagro y recibieron una sonora bofetada de Francia.

Alemania: Seguramente el equipo que queda más tocado después de la cita mundialista. Primera vez que quedan eliminados en la primera fase desde 1938, de campeón a gran derrotado.

Lewandowski: Polonia rindió muy por debajo de lo esperado, y aunque su delantero centro lo intentó en todo momento, la realidad es que no vio puerta y estuvo menos acertado de lo que se esperaba.

Salah: Llegaba al Mundial siendo una de las grandes estrellas tras su descomunal temporada en el Liverpool, pero la lesión en la final de Champions acabó siendo determinante en su paso de puntillas por Rusia.