El piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso ha asegurado que su objetivo es "ganar" el campeonato y que esta temporada su escudería, McLaren-Honda, está "donde esperaba estar el año pasado", es decir, "en la mitad de la parrilla". Así lo ha explicado en una entrevista en la revista GQ.

"El primer objetivo de este proyecto, que era mejorar o ponernos en disposición de competir, se ha cumplido este año. El año pasado fue muy malo y estuvimos por debajo de cualquier expectativa, porque teníamos que cambiar de motor, todo el proyecto era un poco inmaduro, pero esta vez estamos donde tendríamos que haber estado", argumenta.

"Lo que queremos es ganar, ser campeones del mundo, y para eso todavía falta mucho, pero estoy contento de este primer paso. En lo que resta de temporada queda mucho trabajo por hacer, crecer como equipo, y sobre todo en el aspecto del motor, con una dinámica completamente diferente", agregó el bicampeón del mundo.

El asturiano reconoció que es "frustrante" y "duele" no competir por las victorias, pero también valoró sus dos títulos mundiales (2005 2006), y los cuatro subcampeonatos de su carrera. "Cuando ves a gente como (el alemán Nico) Hülkenberg (Force India), con un talento increíble, un súper piloto, que estaba intentando lograr su primer podio la semana pasada en Austria. Cuando me frustro me pellizco a mí mismo y me digo 'has tenido mucha suerte'", añadió.

Respecto a la próxima campaña, con varios cambios en la regulación y los neumáticos, Alonso destacó los cambios aerodinámicos y dijo que confía en que esas modificaciones "mezclen las cartas", pese a lo cual admitió que en el desarrollo de motor la firma japonesa está aún por detrás.

"Tenemos ocho o diez meses hasta que empiece la temporada para mejorar el motor. Si los otros están al 98% del desarrollo posible de su motor, nosotros estamos al 70%, muy por detrás", reconoció. Respecto a los mejores momentos de su carrera, el asturiano mencionó las dos victorias mundiales con la escudería Renault en 2005 y 2006.

"El mundial de 2005 en Brasil, porque es el primero y porque no te lo esperas, y el otro también, por luchar con Michael Schumacher y conseguir una última carrera. Esos dos momentos son los mejores", aseguró.