Bélgica ha vencido a Brasil en un partido de cuartos de final que será recordado por el excelente nivel que han mostrado ambos conjuntos. Roberto Martínez se ha adaptado de maravilla a las virtudes del conjunto brasileño, sorprendiendo a Tite y potenciando de maravilla a sus tres cracks. De Bruyne, Hazard y Lukaku han formado un trío de delanteros que ha desbordado de forma constante a la zaga brasileña, alcanzando las semifinales del Mundial y confirmandose como una auténtica amenaza para Francia.

Lleva mucho tiempo el mundo del fútbol esperando una gran actuación de esta generación belga, que no ha terminado de explotar en una fase final. Este partido ante Brasil puede permitir rebasar una barrera psicológica que veremos si es de ayuda de cara a afrontar las semifinales ante un equipo con mayor bagaje histórico en las fases finales como Francia. Un choque de alto nivel en el que sin duda sus tres puntas tienen mucho que decir, en caso de que Martínez vuelva a emplearles como hemos visto ante Brasil, con los tres formando un tridente de oro.

Una delantera que Mourinho tuvo en sus manos

No hay duda de que el equipo de ojeo del Chelsea es de primerísimo nivel, y desde hace tiempo que dominan el mercado belga con acierto. Courtois y Hazard son ahora mismo sus dos grandes estrellas, y hubo un tiempo en el que coincidieron en plantilla Kevin de Bruyne, Romelu Lukaku, y el propio Eden Hazard, cuando el técnico luso había regresado al banquillo del equipo londinense. Por entonces, aún demasiado inmaduros, no tuvieron oportunidad de asentarse en el primer equipo, y tuvieron que salir cedidos.

De Bruyne se marchó al Wolfsburgo y Lukaku al Everton, y tal fue su nivel que las dos escuadras no dudaron en hacerse con sus servicios de forma definitiva. No se equivocaron y poco después, Manchester City y Manchester United, respectivamente, les incorporaron como piezas clave de sus proyectos. Una delantera que ha destrozado a Brasil en unos cuartos de final de un Mundial y que, de haberse dado otras circunstancias, podrían ser hoy en día el tridente del Chelsea.