Fernando Alonso cierra una etapa. Tras casi dieciocho años en la Fórmula 1, el piloto asturiano deja ese volante para "afrontar nuevos retos". Atrás quedan dos Mundiales y numerosas clases de pilotaje, que le han convertido en uno de los mejores de la historia.

Alonso no ha dejado indiferente a nadie sobre la pista, y se ha visto las caras con verdaderos ases del motor como Schumacher, Vettel o Hamilton. Todos le han tenido como rival, pero todos le admiran.

Donde tampoco ha fallado el español ha sido en los adelantamientos. Varios circuitos han vivido maniobras espectaculares con los diferentes coches que ha pilotado, desde Renault hasta Mclaren. Pero, ¿cuáles han sido los mejores?

Japón 2005

Cara a cara maravilloso con Michael Schumacher en el GP de Japón. El circuito de Suzuka fue testigo de la pericia de Alonso en una de las curvas más complicadas de todo el Mundial. La 130R es un viraje rapidísimo, en el que hay que acertar para mantener el coche firme sin salirse de la trazada. Fernando no solo lo consiguió, sino que dejó atrás al que era su principal rival por el título.

Hungría 2006

El Káiser volvió a probar en sus carnes la pericia de Alonso solo un año después. En 2006 el asturiano repitió trono y dejó adelantamientos como el que le hizo al alemán sobre el asfalto mojado de Hungaroring. Schumacher aguantó como pudo las primeras embestidas, pero el Renault iba más fuerte. Dos vueltas estuvo Fernando intentando ganar la posición hasta que aprovechó un exterior para, con mucha clase, ponerse por delante.

Alemania 2007

El trazado de Nurburgring también vio al mejor Alonso, y esta vez el afectado por la calidad del español fue Felipe Massa. Fernando ya pilotaba el Mclaren y Felipe, con Ferrari, no supo dar batalla a la velocidad del español. Tras varias curvas de tensión, 'Magic' aprovechó la recta de meta para coger el rebufo del carioca y adelantar por el interior, cerrando toda posibilidad de devolución.

Valencia 2012

Era un soleado día 24 de junio de 2012 y el circuito de Valencia vibraba con Alonso. Él no quiso defraudar y dejó otro adelantamiento para la historia, esta vez ante Webber. A los mandos de su Ferrari, Fernando esperó el momento y dejó al Red Bull en la estacada. El asturiano acabó ganando la carrera, no sin antes trabajársela. En una recta, a 288 km/h le ganó la posición al australiano.

China 2018

Una de las últimas maniobras imposibles de Fernando Alonso. Peor coche, pero la misma calidad. Sebastian Vettel vio como una mancha naranja pasó a su lado en el GP de China de hace solo unos meses. No estuvo exento de polémica, pero el acto de Alonso fue, desde luego, arriesgado. Aprovechó la recta para pegarse al Ferrari del alemán y en una doble curva adelantó por el interior, rozando el monoplaza de Vettel.