Mikel Landa sufrió una caída en la cuarta etapa del Giro de Italia, disputada este martes entre las localidades de Orbetello y Frascati. El ciclista del Movistar Team relató lo sucedido de forma inusualmente cruda: “El puto [Simon] Yates, que es un retrasado y va como un loco. Me tiró en una rotonda”, ha declarado al diario ‘As’.

Landa, no obstante, resta importancia a los daños sufridos: “No creo que sea nada, el problema es el tiempo perdido otra vez. Ahora me encuentro a casi dos minutos de Roglic”, dijo en referencia al líder de la general.

Minutos más tarde, al ver la polémica levantada por sus palabras, Landa pidió perdón en su cuenta de Twitter: "Pedir disculpas a todos los aficionados y en especial Simon Yates por unas palabras sacadas de contexto".

Victoria de etapa para su equipo

El día fue alegre no obstante para Movistar, que se apuntó la victoria de etapa gracias al ecuatoriano Richard Carapaz. La jornada estuvo marcada por las caídas. Tom Dumoulin, uno de los favoritos, perdió más de 4 minutos. Nibali y Simon Yates perdieron 18 segundos, por 43 de Landa.

Es una mierda cuando pasan cosas que no dependen de ti. En la contrarreloj me costó, pero aquí me fui al suelo por culpa de otro. No es el comienzo deseado. De hecho, las sensaciones son bastante malas con esta desventaja en contra”, añadió sobre su inicio de Giro, lejos de las expectativas.