Jordan Pickford se ha convertido, con permiso de Harry Kane, en el héroe de Inglaterra. El joven portero del Everton, que ya brilló en la tanda de penaltis de octavos de final ante Colombia, ha sido protagonista en el partido de los Three Lions de cuartos de final del Mundial de Rusia ante Suecia. Una actuación estelar que le valió para llevarse el premio al Mejor Jugador del Partido.

Corrían apenas dos minutos de la segunda parte cuando Suecia creó la primera, y casi única, ocasión de peligro para el equipo de Southgate. Un centro directo a la cabeza de Berg que remató ajustado al palo izquierdo a punto estuvo de suponer, en ese momento del partido, el empate para los suecos. Pero Pickford se puso la capa y sacó una mano que levantó al estadio. Paradón.

Ya con la tranquilidad que otorgó a los ingleses el gol de Dele Alli que ponía el 0-2 en el marcador, el meta del Everton fue de nuevo artífice de otras dos paradas antológicas. La primera, un disparo a bocajarro de Claesson alto que fue despejado casi a velocidad supersónica por Pickford. La segunda. un disparo fuerte y centrado de Guidetti que sacó Pickford con la punta de los dedos. Dos posibles goles de Suecia que no subieron al marcador gracias a él.

Jordan Pickford tiene apenas 24 años. Su imagen dio la vuelta al mundo en los octavos de final ante Colombia porque en su botella de agua llevaba la chuleta de por dónde tiraban los jugadores de Pékerman los penaltis. Inglaterra ganaba por primera vez una tanda en una Copa del Mundo gracias a su héroe.

Un portero de bajo perfil mediático que, sin embargo, ha ganado notoriedad en el Mundial de Rusia por sus fantásticas intervenciones. El Everton pagó por él 34 millones de euros al Sunderland el año pasado, lo que convirtió a Pickford en el tercer arquero más caro de la historia de Inglaterra.

El Mundial es un escaparate ideal para los futbolistas y, con el fracaso de las grandes estrellas, son otros jugadores menos afamados los que están animando la gran cita del fútbol. Quizá cuando Jordan Pickford regrese a Inglaterra se encuentre más de una oferta de grandes clubes sobre la mesa.