La vena teatral de Neymar vuelve a ser noticia. El delantero del PSG fue amonestado por fingir una caída en el área durante la goleada (5-0) de Brasil ante El Salvador en partido amistoso disputado en Maryland (Estados Unidos).

Neymar había marcado el primer gol del partido, a los tres minutos. Justo antes del descanso, recibió el balón en el costado izquierdo del ataque, junto al vértice del área rival. Un defensa salió al cruce y Neymar se fue al suelo de forma exagerada a juicio del colegiado estadounidense Jair Marufo, que no sólo no dudó en mostrarle tarjeta amarilla sino que además lo hizo con una sonrisa irónica.

"Es una falta de respeto”, se quejó Neymar tras el partido. “No sólo conmigo sino hacia todos mis compañeros. Jugar con tarjeta amarilla es complicado. Una persona que viene aquí a pitar un partido de Brasil, que es una selección grande, y hace una payasada de este tipo... no es correcto. Si él no quiere pitar penalti, vale. Pero la tarjeta no era necesaria. Todo el mundo aquí sabe que fue falta, que fue dentro del área y por tanto era penalti".

Precedido por su fama

Sobre la sonrisa del árbitro, Neymar comentó: "Yo no sé qué tengo que hacer para convivir con ese tipo de cosas. No sé cómo puedo quedarme de pie en ese tipo de jugadas. Creo que hay que acabar con eso, pero no depende de mí. Es por eso que no dije nada y seguí con mí fútbol".

Durante toda su carrera, Neymar ha sido criticado por sus frecuentes simulaciones y exageraciones. Los comentarios contra el brasileño aumentaron en el pasado Mundial de Rusia 2018, cuando el VAR le dejó en evidencia en algunas jugadas. En el último partido de Liga, la afición del Nimes le recibió con una pancarta en la que le llamaba llorón.