La patinadora rusa Alexandra Trusova, de 14 años de edad, ha hecho historia el pasado fin de semana en el Grand Prix Júnior de la Unión Internacional de Patinaje, celebrado en Kaunas (Lituania). La joven deportista realizó un salto hasta ahora inédito en el patinaje femenino, dejando boquiabiertos a los desplazados al pabellón.

Trusova, campeona del mundo júnior de patinaje artístico y pupila del célebre entrenador Eteri Tutberidze, tomó la arriesgada decisión de intentar una de las figuras más difíciles del patinaje artístico; un cuádruple lutz. El lutz recibió su nombre en 1913, cuando el patinador Alois Lutz lo ejecutó por primera vez.

"Estaba muy nerviosa", aseguró Trusova, que ganó el certamen después de sumar 146,7 puntos. "Era el primer torneo de la temporada, y era la primera vez que intentaba tres saltos cuádruples en mi programa libre. Voy a seguir trabajando para mejorar", concluyó.