En este Mundial de 2014 hemos podido ver de todo. Equipos revelación que han sorprendido con un juego fantástico, remontadas imposibles, partidos con gran fútbol en su mayoría, infinidad de goles, exhibiciones individuales y colectivas, el partido más inolvidable de la historia y emoción, muchísima emoción.

El campeón, aplastado

El Mundial comenzó con sorpresa. Quizás más bien con decepción. La entonces vigente campeona, España, fue humillada en su primer partido ante Holanda por un contundente 1-5. La confirmación de la debacle vino cinco días después, con la derrota ante Chile.

La selección dirigida por Vicente del Bosque se mostró como un equipo sin alma ni ambición y quedó eliminada en solo dos partidos ante el asombro del mundo. De ganar el anterior Mundial y las dos últimas Eurocopas a dar una imagen bochornosa y quedar fuera a las primeras de cambio.

Sorpresas, decepciones y adiós a Cristiano

La primera fase brindó grupos, en su gran mayoría, plenos de emoción. Y si uno destacó, fue el C. El denominado como grupo de la muerte por la presencia de Italia, Inglaterra y Uruguay, tuvo un invitado inesperado: Costa Rica. Los 'ticos' sorprendieron con su juego alegre y ofensivo, derrotaron a sus dos primeros rivales y se llevaron la primera posición del grupo. Italianos e ingleses se sumaron como decepciones del Mundial y quedaron fuera.

Costa Rica fue la sorpresa, Colombia ofreció el fútbol más vistoso

El mejor fútbol fue protagonizado por Colombia. De la mano del joven James Rodríguez y rodeado de jugadores del talento y el trabajo de Cuadrado, Carlos Sánchez, Teo Martínez, Zuñiga, Armero o Jackson Rodríguez, y unido a la experiencia de Yepes y Zapata, el combinado sudamericano sorprendió a todos e hizo soñar a todo un país.

Una de las grandes decepciones fue la selección de Portugal. Encuadrada en un durísimo grupo, pagó caro su desastroso estreno ante Alemania (goleada por 4-0), resultado que le lastró hasta el final. No pudo superar a Estados Unidos y la victoria ante Ghana fue en balde, el golaveraje la dejo fuera.

Tampoco fue este el Mundial de Cristiano Ronaldo. El jugador luso llegó a Brasil lesionado, jugó renqueante los tres partidos y dijo adiós al torneo con un solo gol y la frustración de no tener compañeros que le ayudaran a pasar de grupo mientras él recuperaba su mejor forma. Otro tren que se le escapa a Cristiano en su afán de convertirse en uno de los grandes de la historia.

El resto de favoritos no falló y Brasil, Alemania, Argentina, Holanda o Francia pasaron a la siguiente fase sin muchas dificultades.

Prórrogas y más prórrogas

Hasta cinco prórrogas se pudieron ver en los ocho partidos de octavos de final del Mundial. La igualdad fue la tónica predominante en todos los partidos, pero tanto en esta ronda como en los octavos de final hubo un denominador común: el equipo 'grande' siempre acabó pasando de ronda.

Argelia dio una imagen sensacional, Costa Rica solo cedió en la tanda de penaltis, el larguero impidió el milagro de Chile ante el anfitrión, México se fue a casa en solo cinco minutos cuando lo tenía todo hecho, Suiza cedió ante Argentina en el tiempo extra y Colombia cayó con orgullo ante Brasil. Muchos 'casis', pero al final quedaban los de siempre.

Mineirazo inolvidable

Cada tanto fue como una puñalada en pleno corazón de Brasil. Los goles llovieron sin descanso ante la mirada perpleja del público local, que veía como no solo Alemania les alejaba del sueño de levantar la copa en su casa, sino que también le propinaba la mayor humillación de la historia del fútbol. 0-5 en solo 30 minutos, 1-7 al final y la sensación de que los germanos podían haber marcado alguno más si hubieran creído.

La humillación de Alemania a Brasil será recordada durante décadas

El 'Maracanazo', aquella famosa derrota de Brasil en la final del Mundial de 1950 ante Uruguay, ya ha pasado a la historia. Ahora de lo que se hablará durante décadas es del 'Mineirazo' (estadio donde se jugaba el partido, en Belo Horizonte).

La otra semifinal se vendió como el duelo entre Messi y Robben, pero el conservador planteamiento de ambos equipos hizo que ninguna de las dos estrellas pudiera brillar y que se viera uno de los peores partidos del Mundial.

El miedo a perder fue mayor en todo momento que el deseo de ganar y el partido acabó como se intuía desde el principio: desde los lanzamientos de penalti. Argentina pasó y Holanda se quedó, una vez más, muy cerca de la gloria pero sin estrella.

Una final más igualada de lo esperado

Pese a que Alemania era clara favorita, la final fue más igualada de los esperado e incluso Argentina mereció, al menos, no perder. La victoria germana hizo justicia al que fue el mejor equipo del torneo.

Las estrellas

- Leo Messi: Sorprendentemente, fue nombrado mejor jugador del torneo. El argentino hizo un buen torneo, pero fue de más a menos y no brilló de cuartos en adelante. Ha acabado con cuatro goles, todos ellos en la primera fase.

Polémica elección de Messi como mejor jugador del torneo

- Thomas Müller: El mejor jugador del equipo campeón. Su movilidad arriba ha vuelto locas a todas las defensas a las que se ha enfrentado y acaba el torneo con cinco goles y cuatro asistencias. Mereció ser elegido MVP del Mundial.

- James Rodríguez: Sin duda, la gran revelación del Mundial. Pocos conocían a este talentoso mediapunta, pero lo cierto es que su talento es bien conocido en Portugal (jugó en el Oporto) y en Francia (el Mónaco pagó por él 45 millones la temporada pasada).

Ha deslumbrado por su calidad, una zurda prodigiosa, buena definición ante el gol (seis tantos, pichichi) y sobre todo por su personalidad para echarse a la selección colombiana a sus espaldas en los momentos más complicados.

- Arjen Robben: Llevó a una selección con muy pocos mimbres hasta las semifinales del Mundial, nada menos. Dio una exhibición ante España, dejando en evidencia a Ramos y Piqué, y resolvió ante México con su talento... y su picardía.

Ha acabado con cuatro goles y la sensación de que es uno de los mejores jugadores del momento.

- Neymar: Brilló en la primera fase y fue el único que aportó algo distinto a la rocosa y escasa de talento selección brasileña. Una lesión en los cuartos ante Colombia le dejó fuera del Mundial. ¿Hubiera cambiado algo su presencia en las semifinales ante Alemania? Nunca lo sabremos.

El Mundial de los porteros

Las destacadas actuaciones de muchos de los guardametas ha llamado la atención. Eternos olvidados en la gran mayoría de los casos, reclaman en esta ocasión un apartado especial:

- Manuel Neuer: Un portero que juega como libre, sus salidas del área para impedir que los delanteros alcanzasen los balones largos han sido una garantía para la defensa adelantada y la presión de Alemania.

Fueron muchos los porteros que brillaron en este Mundial

Además, su sobriedad y agilidad bajo palos ha evitado más de un disgusto a la 'mannschaft'. Ante Francia, con dos manos a Valbuena y, sobre todo, a Benzema, fue decisivo. Elegido 'Guante de Oro' del Mundial.

- Tim Howard: El portero del Everton asombró a todos realizando más de 20 paradas, la gran mayoría de gran dificultad, en los cuartos ante Bélgica. Nunca antes en un Mundial un cancerbero había recibido tantos disparos y el estadounidense se lució. Por desgracia, a su selección no le valió de nada.

- Keylor Navas: Su actuación sorprende poco o nada a los que siguen con frecuencia la liga española. La gran temporada del costarricense con el Levante ha tenido continuidad en el Mundial, donde ha deslumbrado con su agilidad y sus paradas inverosímiles. Triunfó en la tanda de penaltis ante Grecia... pero no pudo hacer lo mismo ante Holanda.

- Memo Ochoa: Ante Brasil ofreció lo mejor de su repertorio, desesperando a Neymar con sus intervenciones. Todas las dudas generadas antes del Mundial quedaron atrás y realizó un torneo soberbio.

- Tim Krul: El portero holandés fue la jugada maestra de Van Gaal. Entró al campo solo para los penaltis ante Costa Rica, detuvo dos y fue el héroe ante Costa Rica. Ante Argentina, Holanda ya había agotado los cambios y no pudo entrar al campo. El resultado es de todos conocido.

- Sergio Romero y Julio César: Ambos tuvieron su momento de gloria gracias a las tandas de penalti. El argentino en la semifinal ante Holanda y el brasileño en los octavos ante Chile.