Tras dos fracasos consecutivos con las eliminaciones en la fase de grupos del Mundial de 2014 y en octavos de la Eurocopa de 2016, la renovación llegó a España y los nuevos tiempos parecían haberle sentado muy bien al equipo. Sin embargo, la salida de Lopetegui a dos días del debut en el Mundial ante Portugal lo ha cambiado todo y ha pasado de clara candidata al título a estar sumida en un mar de dudas. .

Lopetegui sustituyó a Del Bosque, y con el donostiarra, llegado de las categorías inferiores, los Xavi, Casillas, Villa o Xabi Alonso dieron paso a jóvenes del talento de Isco, De Gea, Thiago o Asensio. Y, a la vez, hizo una transición dulce manteniendo jugadores de la vieja guardia aún en un buen momento como Ramos, Piqué, Silva, Busquets y un Iniesta que quiere despedirse de la Roja a lo grande.

La fase de clasificación fue un paseo, superando sin apuros nada menos que a Italia, y sobre todo lo que más ilusiona a la afición española es el juego del equipo, brillante en muchos momentos.

Quedar primero de grupo es el objetivo, aunque no será nada fácil con un rival como Portugal y después del relevo en el banquillo: Hierro tiene la misión de mantener la inercia de un equipo que estaba funcionando muy bien. El debut será ante los lusos, por lo que España debe estar enchufada desde el primer partido para evitar sustos como en el anterior campeonato mundial con aquella dolorosa goleada ante Holanda.

La estrella: Andrés Iniesta

Uno de los mejores centrocampistas de la historia que apura sus últimos minutos en la élite. Es cierto que su físico le acompaña cada vez menos, pero el manchego jamás ha dependido de eso. En sus últimos partidos del Barça ha demostrado que su magia aún le da para decidir partidos en el máximo nivel.