La selección inglesa se presenta a la cita de Rusia bajo la eterna duda de si, de una vez por todas, conseguirá rendir en la máxima exigencia. No cabe duda de que la Premier League es la competición con más potencial económico del planeta, pero quizás eso ha sido contraproducente a la hora de sacar talento al primer nivel, con jóvenes siempre opacados por grandes fichajes. Pep Guardiola y sobre todo, Mauricio Pochettino, han conseguido potenciar a algunos futbolistas ingleses de primer nivel, pero no es la tendencia habitual.

Gareth Southgate logró hacerse con el puesto de seleccionador después del gran escándalo que dio con el despido de Sam Allardyce, y aunque en un principio el por entonces seleccionador sub 21 iba a ejercer de técnico interino, su buen papel le han hecho ganarse la confianza de la Federación para que guía el camino de los "Three Lions" en el Mundial de Rusia.

Inglaterra llega con las dudas de siempre, pero al menos Southgate tiene su plan de juego muy claro. Más allá del sistema que vaya a utilizar -que por la convocatoria y teniendo en cuenta sus últimas pruebas parece que va a ser con tres centrales- lo que está claro es que lo que busca el técnico es verticalidad, con perfiles de centrocampistas con recorrido y capacidad de trabajo, y una última línea capaz de moverse a los espacios y de finalizar jugadas con velocidad, como Sterling, Rashford, Lingard, Vardy o Dele Alli, contanto también, por supuesto, a un Harry Kane que se adapta a más planes de juego.

Las mayores dudas con respecto a esta selección inglesa están en su falta de creatividad en el medio campo. Realmente el conjunto entrenado por Gareth Southgate tiene una falta de talento importante en esa zona, pero su entrenador ha dejado sorprendentemente fuera a un jugador como Jack Wilshere, que podría cambiar el discurso en un momento dado. La falta de cintura puede ser un problema para el equipo.

La estrella: Harry Kane

Sin lugar a la duda, el delantero del Tottenham es el gran líder y estrella de esta generación inglesa. Con Harry Kane en el campo, Inglaterra puede estar lejos de ganar desde el juego pero cerca, simplemente con su presencia. Hablamos del gran goleador del último lustro en el fútbol inglés, y su capacidad de finalización, en cualquier contexto y situación, le sitúan como una de las grandes estrellas del Mundial.