En todas las apuestas se sitúa a Alemania como ya clasificada para los octavos de final, y aunque evidentemente es algo muy atrevido con el torneo sin comenzar, es cierto que al enorme nivel del conjunto entrenado por Joachim Löw hay que sumar la tremenda jerarquía que siempre muestran en este tipo de citas. Eso dejaría espacio para otra, y la igualdad en este grupo parece que va a ser grande. Ahí México, con Juan Carlos Osorio, espera colarse en esos ansiados octavos de final superando en la carrera a Suecia y a la República de Corea. .

Suecia eliminó a Italia mostrando un orden defensivo enorme, pero precisamente ahí es donde el equipo mexicano tiene un punto de soltura desde la táctica que puede hacer daño al combinado escandinavo. El entrenador colombiano se caracteriza por construir equipos que saben gestionar el balón con acierto, y la presencia de jugadores con chispa y verticales como, sobre todo Hirving Lozano, serán sin duda las principales bazas para resultar ganadores en ese enfrentamiento directo.

Sin embargo, está por ver cómo se comporta su sistema defensivo en una gran cita. Aquel doloroso 7-0 que les endosó Chile en la última Copa América deja claro que este equipo, más allá de que haya conseguido evolucionar su plan de juego, es vulnerable en según qué escenarios. Y ahí hay dos rivales que pueden dañar especialmente por su verticalidad y explosividad. Uno es, evidentemente, Alemania, pero también hay que tener en cuenta que la República de Corea se mueve como pez en el agua en este tipo de escenarios.

La estrella: Hirving Lozano

El extremo mexicano ha jugado una temporada absolutamente descomunal tras su aterrizaje en Europa. Es cierto que ha sido en un campeonato de segunda fila como es la Eredivisie, pero los 17 goles que ha anotado en los 29 partidos que ha disputado y el título del liga logrado por el equipo entrenado por Phillip Cocu, han elevado su estatus. Además, Osorio potencia su estilo de juego, y sin duda Rusia 2018 será un gran escaparate para dar un paso adelante.