La selección de Portugal llega como campeona de Europa, y su gran desafío es lograr el mismo doblete (ganar el Mundial tras hacerlo en la Eurocopa) que solo ha conseguido hasta ahora la selección española (2008 y 2010).

Para ello, cuenta con Cristiano Ronaldo, el mejor goleador del mundo, el hombre que ha desmotrado en los últimos años que los grandes momentos, cuando más necesaria es su aportación, siempre rinde, no hay más que ver sus últimas Champions.

La mejor noticia para Portugal es que el bloque ha mejorado, y bastante, desde que levantó la Euro hace dos veranos. Cristiano sigue siendo, por supuesto, la estrella, pero junto a él forman ahora jugadores tan interesantes como Gonzalo Guedes (Valencia), Bernardo Silva (Manchester City) y Andre Silva, que se unen a nombres como Joao Mario. Toman el relevo del decepcionante André Gomes (Barça), el siempre irregular e imprevisible Nani y de Éder, aquel delantero de escasísima calidad que se convirtió en héroe de Portugal al marcar el gol de la final del torneo continental.

Su defensa tira de veteranía, Pepe y Bruno Alves no hacen prisioneros, y Rui Patricio es una garantía en la portería.

Su estrella: Cristiano Ronaldo

El voraz delantero del Real Madrid va camino de su sexto Balón de Oro. Pero, ante todo,  mira al Mundial desafiante, pues ganarlo colocaría su nombre al lado de los grandes jugadores de la historia.