Un restaurante de Missoula, Montana (EE UU), ofrece atractivos descuentos de cumpleaños a sus clientes basados en su edad: se limita a convertir la cifra en el porcentaje rebajado. De esta forma, si la persona cumple 25, se le deducirá un 25% de la cuenta, si cumple 50 se ahorrará la mitad, y si cumple 100, le saldrá gratis.

La cuestión es: ¿Qué pasa cuando el cliente cumple 101? Helen Self lo descubrió hace ocho años. La mujer, que cumplió 109 este verano, lleva celebrando sus aniversarios en el Montana Club de Missoula desde hace una década.

Según relata abc News, Self solo pagó la cuenta de su cumpleaños aunque con un importante descuento cuando celebró sus 99 años. "Cuando cumplió 101, me informó de que tenía que pagarle por su comida", comenta el propietario del restaurante, Nick Alonzo, a abc News.

Este 17 de agosto, cuando Self cumplió 109, Alonzo le pagó 1.25 dólares por su cena, que tradicionalmente consiste en una ensalada de gambas y una patata asada rellena. A cambio, el propietario del restaurante recibió un beso en la mejilla de la anciana.

Helen Self puede presumir, además, de ser la persona más mayor de Montana. Pero, a pesar de su edad, conserva un gran espíritu aventurero. En su centenario se subió por primera vez a una Harley-Davidson y, según informa el medio estadounidense, hace unos veranos se fue de acampada y navegó por el río a bordo de una colchoneta inflable.