Mickey, Minnie, Hello Kitty, Bob Esponja y su amigo Patricio, las princesas de Dysney, hadas, mariposas, cachorros… viajan con él y sus clientes todos los días. El taxi de Rafael Segura desprende magia y felicidad.

Este taxista sevillano, que lleva en el sector desde 1985, ha convertido su coche en el más original de toda Sevilla. Hace año y medio, su hija Alicia, de seis años, le dijo que quería que su coche fuese distinto. Dicho y hecho.

Todos tenemos que poner nuestro granito de arena Alicia está ahora muy "orgullosa" de Rafael y de su taxi. "Quiere mostrárselo a todos sus amigos", explica su padre a 20 minutos.es, que descubrió este vehículo por casualidad, de camino a una convocatoria.

No hay ni un solo hueco del salpicadero, los asientos, los laterales y sus cinco puertas en el que no haya una pegatina de algún personaje de dibujos animados o un peluche.

Rafael quiere que su taxi esté lleno de color y alegría para que los niños que entran en él se olviden de momento de sus problemas, ya que lo que ofrece este taxista es transporte gratuito a pequeños con cáncer para ir al médico o al hospital a recibir tratamiento.

Conoce de cerca esta patología, sus consecuencias y estados de ánimo y lo importante que es hacer sonreír a los niños en momentos así. En su familia "ha habido casos" de este tipo.

Pero es que su solidaridad va más allá. En momentos de crisis, como los que vivimos ahora, Rafael ofrece transporte gratuito a familias sin recursos con menores a su cargo, con mayores y enfermos a su cargo: "Todos tenemos que poner nuestro granito de arena para ayudar a personas más necesitadas".