La Navidad, tiempo de días fríos y vacaciones escolares, es uno de los momentos del año preferidos por muchas familias para hacer una escapada a Disneyland. Vestido desde el pasado 10 de noviembre, y hasta el próximo seis de enero, con sus galas navideñas, el parque parisino nos propone celebrar las fiestas de este fin de año con un menú no apto para frioleros, del que el próximo estreno de los estudios, Frozen, el reino del hielo, es el plato principal. La película, basada en el cuento de hadas de Hans Christian Andersen La reina de las nieves, cuenta la historia de Elsa, una joven cuyo reino ha sido condenado por un hechizo de su propia hermana a vivir en un perpetuo invierno. La película llegará a las salas españolas el 29 de noviembre, pero sus helados personajes ya se han estrenado como protagonistas en las principales novedades navideñas del parque. 

Disney Dreams of Christmas. Más que una película, el espectáculo es una auténtica superproducción al más puro estilo Disney: fuegos artificiales, rayos láser y chorros de agua acompañan cada noche la proyección sobre la fachada del castillo de un audiovisual que salta entre cuatro escenarios distintos. Por ellos, con el muñeco de nieve de Frozen, el reino del hielo como hilo conductor, desfilan los personajes de Toy Story, en su particular versión del ballet de El Cascanueces, o los de la vecina atracción It’s a Small World. Quien, además, quiera sentirse parte del espectáculo, solo tendrá que tocarse con un gorro –a la venta en las tiendas del parque– en el que las orejas de Mickey Mouse cambian de color de forma sincronizada con la proyección.

El árbol del Navidad del parque, un abeto de 24 metros de altura, está decorado con 1.000 adornos y 2.600 LEDs

Carrozas, papá Noel y mucho más ambiente navideño.  Las cabalgatas, que en estas fechas recorren el parque a diario, ceden su lugar de honor a las princesas Anna, Elsa y otros personajes de Frozen. Mickey, Donald, Pluto y otros personajes clásicos de Disney, muchos de ellos vestidos con ropajes navideños, completan el cortejo junto con Papá Noel, quien además recibirá las peticiones de los visitantes más pequeños en su taller de Frontierland.

La ceremonia de iluminación del árbol. Levantado sobre los jardines de la plaza que da acceso al parque, el abeto de 24 metros de altura, decorado con más de 1.000 adornos inspirados en celebraciones de fin de año de todo el mundo, se ilumina cada noche con más de 2.600 luces LED que, al compás de la música, llenan de color una ceremonia protagonizada por Pinocho y Pepito Grillo.

Navidades a lo grande. Las cifras del parque Disneyland, situado al este de París, en el municipio vecino de Marne-la-Vallée, son superlativas: 15.000 trabajadores, 5.800 plazas hoteleras, casi 2.000 hectáreas de superficie (equivalente a la quinta parte de la capital francesa). Los preparativos de la campaña navideña, dispuestos ya para los más tardíos de sus cerca de 15 millones de visitantes anuales, también:

  • 5 noches tarda el personal del parque en cambiar la decoración de Halloween por la de la temporada navideña.
  • 100% de la iluminación navideña del parque usa tecnología LED, más ecológica.
  • 8.200 litros de jabón se usan durante la temporada navideña para crear la nieve artificial que cae a diario sobre Main Street USA, la calle peatonal que da acceso al parque.
  • 365 días del año se pueden comprar adornos de Navidad en la tienda del castillo.